Una investigación afirma que los huertos urbanos podrían alimentar al 15% de la población

En las tierras urbanas se podrían cultivar frutas y verduras para el 15% de la población, según una investigación de la Universidad de Sheffield.

El cultivo de frutas y verduras en sólo el 10% de los jardines y otros espacios verdes de una ciudad podría proporcionar al 15% de la población local sus “cinco al día”, según una nueva investigación.

En un estudio publicado en Nature Food, académicos del Instituto de Alimentos Sostenibles de la Universidad de Sheffield investigaron el potencial de la horticultura urbana trazando un mapa de las zonas verdes y zonas grises de la ciudad.

Descubrieron que los espacios verdes, incluidos parques, jardines, huertos, bordes de carreteras y bosques, cubren el 45% de Sheffield, cifra similar a la de otras ciudades del Reino Unido.

Las parcelas cubren el 1,3% de esta superficie, mientras que el 38% de los espacios verdes están constituidos por jardines domésticos, que tienen un potencial inmediato para comenzar a cultivar alimentos.

El equipo interdisciplinario usó datos de Ordnance Survey y Google Earth para descubrir que un 15% de los espacios verdes de la ciudad, como parques y bordes de carreteras, también tiene potencial para convertirse en huertos comunitarios.

Crear jardines domésticos, huertos y espacios verdes públicos adecuados daría 98 m2 por persona en Sheffield para el cultivo de alimentos. Esto equivale a más del cuádruple de los 23 m2 por persona que se usan actualmente para la horticultura comercial en todo el Reino Unido.

Si el 100% de este espacio se usara para el cultivo de alimentos, podría alimentar aproximadamente a 709.000 personas al año sus “cinco al día”, o sea el 122% de la población de Sheffield. Pero incluso la conversión de un 10% más realista de los jardines domésticos y el 10% de los espacios verdes disponibles, así como el mantenimiento de las actuales parcelas, podría proporcionar al 15% de la población local -87.375 personas- suficiente fruta y verdura.

Dado que sólo el 16% de las frutas y el 53% de las verduras vendidas en el Reino Unido se cultivan en el país, esta medida podría mejorar considerablemente la seguridad alimentaria de la nación.

También se investigó el potencial de la agricultura sin suelo en los tejados planos usando métodos como la hidroponía, en la que las plantas se cultivan en una solución nutritiva, y la acuaponía, un sistema que combina peces y plantas. Estas técnicas podrían permitir el cultivo durante todo el año con requisitos mínimos de iluminación, usando invernaderos alimentados por energía renovable y calor capturado de los edificios, con recolección de agua de lluvia para el riego.

Se descubrió que los tejados planos cubrían 32 hectáreas en el centro de la ciudad de Sheffield. Aunque equivalen a sólo 0,5 m2 por persona, los investigadores creen que la naturaleza de alto rendimiento de la agricultura sin suelo significa que esto podría hacer una contribución significativa a la horticultura local.

El Reino Unido importa actualmente el 86% de su suministro total de tomates, pero si tan sólo el 10% de los tejados planos identificados en el centro de Sheffield se convirtieran en huertos de tomates sin suelo, sería posible cultivar lo suficiente para alimentar a más del 8% de la población con uno de sus “cinco al día”. Esto aumenta a más del 60% de la población si se usan tres cuartos de la superficie de los tejados planos.

La Dra. Jill Edmondson, Científica Ambiental de la Universidad de Sheffield y autora principal del estudio, dijo: “En este momento, el Reino Unido depende totalmente de complejas cadenas de suministro internacionales para la gran mayoría de nuestras frutas y la mitad de nuestras verduras, pero nuestra investigación sugiere que hay espacio más que suficiente para cultivar lo que necesitamos en nuestra puerta.”

Incluso cultivar un pequeño porcentaje de la tierra disponible podría transformar la salud de las poblaciones urbanas, mejorar el medio ambiente de una ciudad y ayudar a construir un sistema alimentario más resistente“.

El profesor Duncan Cameron, coautor y director del Instituto para la Alimentación Sostenible de la Universidad de Sheffield, dijo: “Se necesitará un cambio cultural y social significativo para lograr el enorme potencial de crecimiento de nuestras ciudades, y es fundamental que las autoridades trabajen en estrecha colaboración con las comunidades para encontrar el equilibrio adecuado entre el espacio verde y la horticultura“.

Pero con una gestión cuidadosa de los espacios verdes y el uso de la tecnología para crear redes de distribución, podríamos ver el surgimiento de ‘ciudades de alimentos inteligentes’, donde los cultivadores locales pueden apoyar a sus comunidades con alimentos frescos y sostenibles“.

Más información: www.sheffield.ac.uk

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.