Revelado: la evaluación de glifosato de la UE se basó en ciencia defectuosa

Un nuevo análisis científico (1) concluye que la afirmación de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) de que el glifosato no es genotóxico no puede justificarse sobre la base de los estudios de los fabricantes. 

De los 53 estudios financiados por la industria utilizados para la autorización actual de glifosato de la UE, 34 se identificaron como «no confiables», 17 como «parcialmente confiables» y solo 2 estudios como «confiables» desde un punto de vista metodológico.

Varias organizaciones de la sociedad civil de la exitosa Iniciativa Ciudadana Europea (ECI) «Stop Glyphosate» (2) están pidiendo a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) que tenga en cuenta estos nuevos hallazgos en el nuevo procedimiento de autorización del glifosato, que son muy preocupantes desde el punto de vista medioambiental y sanitario (3).

Los estudios de genotoxicidad indican el riesgo de cáncer y daño reproductivo que plantea una sustancia química. Las autoridades públicas que participaron en el procedimiento de autorización europeo anterior, es decir, la Autoridad Sanitaria Alemana BfR y la EFSA, aceptaron erróneamente estos estudios de la industria comoevidencia clave de la ausencia de genotoxicidad del glifosato. La EFSA utilizó esta ciencia defectuosa como base para contradecir la conclusión de 2015 de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de  que el glifosato de hecho «probablemente causa cáncer».

La aprobación actual del glifosato en el mercado de la UE vence el 15 de diciembre de 2022. Una primera revisión del expediente de solicitud de glifosato nuevo de la industria de 2020 muestra que 38 de los 53 estudios de genotoxicidad sobre glifosato «puro» presentados en la evaluación anterior se han presentado una vez más a las autoridades de la UE por Bayer Agriculture BV, en nombre del Glyphosate Renewal Group. Angeliki Lyssimachou, científica ambiental de la Health and Environment Alliance (HEAL) dijo: «Este nuevo análisis científico muestra una vez más que la afirmación de la Unión Europea de tener el procedimiento de autorización de plaguicidas más riguroso del mundo debe tomarse con mucha cautela.

El procedimiento de autorización en vigor no es evidentemente lo suficientemente riguroso como para detectar errores en la ejecución de los estudios regulatorios que se consideran ciegamente el estándar de oro. Sin embargo, estos fueron el núcleo de la aprobación del glifosato en el mercado de la UE en 2017, y ahora han sido presentado nuevamente en un esfuerzo por diluir la evidencia científica de que el glifosato puede causar cáncer y es un peligro para la salud humana «.

Helmut Burtscher, bioquímico de GLOBAL 2000 dijo: «Si resta de los 53 estudios de genotoxicidad, los estudios que no son confiables y los estudios que son de menor importancia para la evaluación de la genotoxicidad en humanos, entonces no queda nada.

Nada, excepto la pregunta sobre qué base las autoridades de la UE han afirmado que el glifosato ‘no es genotóxico’. ¿Tenían una bola de cristal? «

Peter Clausing, toxicólogo de Pesticide Action Network Germany (PAN Alemania) dijo: «Un procedimiento de autorización riguroso es una condición necesaria, pero no suficiente para proteger la salud de las personas y el medio ambiente. En 2017, las autoridades de la Unión Europea violaron sus propias reglas para asegurar un resultado que complazca a la industria química. No se logra mucho, si las reglas y recomendaciones están en papel, pero no se aplican».

Nina Holland, investigadora del Corporate Europe Observatory, dijo: «El último proceso de nueva aprobación del glifosato provocó enormes controversias, ya que se demostró que Monsanto estaba  socavando la ciencia sobre los efectos nocivos del glifosato. Esta nueva revisión científica pone una vez más el dedo en un punto delicado: que tanto los reguladores nacionales como las autoridades de la UE no parecen prestar un escrutinio minucioso al analizar la calidad de los estudios de la propia industria. Esto es impactante, ya que su trabajo es proteger la salud de las personas y el medio ambiente, no servir a los intereses de la industria.»

Eoin Dubsky, activista de SumOfUs dijo: «La gente está harta del glifosato y estamos hartos de que nos mientan. Es por eso que los miembros de SumOfUs financiaron este importante análisis y por qué seguiremos haciendo campaña hasta que se prohíba este herbicida. ¿Cómo podría la EFSA dar al glifosato un pulgar hacia arriba basado en estudios científicos de mala calidad, cuando la IARC advirtió que es genotóxico y probablemente también causa cáncer?».

Para ver el estudio científico, haga clic aquí

– Para descargar el documento completo (PDF) haga clic en el siguiente enlace: Evaluación basada en cienci… (105,05 kB)

Notas

1 – El análisis científico fue realizado por Armen Nersesyan y el Prof. Siegfried Knasmueller, dos reconocidos expertos en pruebas de genotoxicidad, del Instituto de Investigación del Cáncer del Departamento de Medicina I de la Universidad Médica de Viena. Los científicos identificaron no menos de 34 de los 53 estudios de genotoxicidad financiados por la industria utilizados para la autorización actual de glifosato de la UE como «no confiables», debido a desviaciones sustanciales de las Directrices de prueba de la OCDE, que pueden afectar la sensibilidad y la precisión. del sistema de prueba. En cuanto al resto de los 53 estudios, 17 fueron «parcialmente fiables» y sólo 2 estudios «fiables».

2 –  Detener el glifosato – Iniciativa ciudadana europea para prohibir el glifosato

3 – La Comisión Europea y los estados miembros se están preparando para revisar la autorización actual de glifosato, que vence el 15 de diciembre de 2022. La industria ha iniciado el proceso para renovarlo. La evaluación de la solicitud de renovación de glifosato en la UE fue realizada por el AGG, compuesto por las autoridades para la evaluación de
ingredientes activos de Francia, Hungría, los Países Bajos y Suecia (el último procedimiento de evaluación fue manejado solo por Alemania). La evaluación se envió a la EFSA el 15 de junio y se basó en un expediente presentado el verano pasado por los solicitantes, el Grupo de Renovación de Glifosato (GRG).  Ver aquí.

4 – El glifosato es el pesticida más utilizado en el mundo. La exposición a herbicidas a base de glifosato se ha relacionado con ciertos tipos de cáncer, así como con efectos adversos sobre el desarrollo y el sistema hormonal.

5 – En 2015, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) concluyó que el glifosato «probablemente causa cáncer». Sin embargo, en 2017, el glifosato fue reautorizado en el mercado europeo hasta diciembre de 2022 por representantes de los gobiernos europeos. Esta decisión fue fuertemente criticada por grupos de la sociedad civil y científicos por carecer de transparencia y objetividad científica, estar basada predominantemente en estudios patrocinados por la industria y pasar por alto los hallazgos de la literatura académica independiente.

6 – En 2015-2017, la sociedad civil y los miembros del Parlamento Europeo lograron reducir la autorización de glifosato en la Unión Europea de 15 años a 5 años. Más importante aún, la campaña creó conciencia sobre la toxicidad de los productos a base de glifosato, los principales problemas subyacentes al sistema de autorización de pesticidas y cómo existen alternativas al glifosato en la agricultura.

7 – En marzo de 2019, cuatro miembros ecologistas del Parlamento Europeo obtuvieron un fallo positivo del TJCE que indicaba que la EFSA debería publicar todos los estudios (secretos) sobre los riesgos de cáncer del glifosato. La ONG SumOfU solicitó 54 estudios de genotoxicidad de la EFSA y comenzó una acción de financiación colectiva para poder pagar a científicos independientes para que examinen estos estudios.

Fuente: Corporate Europe Observatory 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.