¿Qué son los Ríos Atmosféricos?

Si existe un campo de estudio dentro de la dinámica atmosférica cuya notoriedad haya experimentado un crecimiento exponencial en las últimas décadas es, sin duda, el de los ríos atmosféricos (AR, por sus siglas en inglés).

El motivo quizás sea que los ríos atmosféricos juegan un papel destacado en un gran número de factores del clima, como el balance radiativo (energético) del planeta o su ciclo hidrológico. O quizás sea su creciente tendencia a ser nombrado en los boletines meteorológicos cuando, en compañía de una tormenta tropical o una ciclogénesis explosiva, traen en ocasiones más de 70 l/m² de precipitación en unas pocas horas.

¿Qué son los ríos atmosféricos?

Los ríos atmosféricos son regiones de la atmósfera cuyo contenido de humedad es muy superior al de las regiones colindantes. Suelen ser regiones muy alargadas y (relativamente) estrechas –miles de km de largo frente a unos cientos de km de ancho– y acompañan normalmente a los frentes fríos tan característicos de las latitudes medias.

Su naturaleza les permite funcionar como grandes autopistas que distribuyen la humedad –y con ello, energía en forma de calor latente– desde las húmedas y cálidas regiones subtropicales y tropicales hacia el resto del planeta.

Estas formaciones son, por tanto, esenciales para el mantenimiento de la buena salud de nuestro ciclo hidrológico, y un mecanismo indispensable del balance radiativo del planeta. Su forma alargada y la enorme cantidad de agua que transportan (superior al caudal del río Mississippi) han inspirado el característico y atrayente nombre de “ríos atmosféricos”.

¿Qué son los Ríos Atmosféricos?

Su papel en las precipitaciones

Los ríos atmosféricos presentan una enorme variabiliad entre ellos. No hay dos iguales. La mayor parte son eventos de intensidad moderada, y son por tanto considerados como beneficiosos. Entre otras cosas, aportan una cantidad indispensable de humedad a la atmósfera de latitudes medias y continentales, que no podría recibirse de otra manera.

Otros ríos atmosféricos, sin embargo, son fenómenos extremos que pueden llevar asociadas precipitaciones superiores a los 100 l/m² en un solo día, teniendo un impacto económico y social negativo en las regiones que se ven afectadas por ellos.

A nivel global, se trata de fenómenos comunes. Suelen existir unos tres o cuatro simultáneamente por cada hemisferio, situados habitualmente sobre los grandes corredores oceánicos. Su temporada alta es el invierno correspondiente a cada hemisferio, cuando la atmósfera es menos húmeda, pero mucho más dinámica que la de la temporada estival.

Las costas occidentales de los grandes continentes, incluida la costa atlántica ibérica, son las regiones calientes de llegada de ríos atmosféricos. Los que llegan a España transportan un elevado porcentaje de lluvia desde el golfo de México. En invierno la península ibérica acostumbra a recibir 3 o 4 al mes.

Otra región activa del mundo hispanoparlante es la costa de Chile, donde los ríos atmosféricos del Pacífico suelen generar importantes precipitaciones en su interacción con la cordillera de los Andes.

Otras definiciones anteriores no incluían explícitamente a las borrascas o ciclones de latitudes medias, la presencia de un chorro en bajos niveles (aunque se le suponía) y hablaba expresamente el origen ecuatorial-tropical del inicio del río atmosférico.

Por ejemplo: Los ríos atmosféricos, RAs, son irrupciones/cintas transportadoras relativamente estrechas, muy ricas en vapor de agua que desde las zonas tropicales avanzan hacia latitudes medias conducidas por fuertes vientos y siendo potencialmente precursoras y generadoras de precipitaciones persistentes y a veces intensas en zonas terrestres.

La redefinición de la AMS nos acerca más a una realidad que afecta a España, tanto en la zona atlántica y mediterránea.

Un RA es un corredor largo, estrecho y transitorio de intenso transporte horizontal de vapor de agua que está típicamente asociado con una corriente de chorro de bajos niveles delante del frente frío de un ciclón extratropical o borrasca. El vapor de agua en los ríos atmosféricos es suministrado por fuentes de humedad tropicales y / o extratropicales. Los ríos atmosféricos con frecuencia conducen a fuertes precipitaciones donde son forzados a ascensos, por ejemplo, por montañas o por ascenso en la cinta transportadora caliente. El transporte horizontal de vapor de agua en las latitudes medias se produce principalmente en los ríos atmosféricos y se centra en la troposfera inferior.

Hay que hacer notar, que en determinadas condiciones el RA podría situarse en la parte delantera del frente cálido y sobre todo del ocluido, al ser zonas donde puede darse un chorro de bajos niveles, muy húmedo, de cierto recorrido marítimo que se ven forzados a ascender.

Al incluir a las borrascas o ciclones de latitudes medias en esta definición científica de RA, sería aconsejable y deseable que las borrascas del norte de África o mediterráneas que generan temporales de levante de largo recorrido marítimo, pudieran llevar asociados ríos atmosféricos mediterráneos, RAMs, siempre y cuando aparezcan los elementos comunes a la definición de la AMS: borrasca, con frente frío/cálido/ocluido y chorro en bajos niveles con altos contenidos de vapor de agua, preferentemente en capas bajas. Estos temporales de levante pueden llevar asociados persistentes e intensas precipitaciones al impactar el flujo húmedo sobre la costa.

Este concepto se puede ampliar a los frentes ocluidos de orientación o componente norte-sur que inciden sobre la cordillera Cantábrica y que puede generar importantes precipitaciones e inundaciones.

Veremos más ríos atmosféricos en otras partes del mundo, y definiciones más generalistas que incluyan a los originarios RAs, que siguen existiendo, como a los asociados a borrascas.

Nueva escala para caracterizar la fuerza y los impactos de los ríos atmosféricos

Un equipo de investigadores dirigido por el Instituto Scripps de Oceanografía de la Universidad de California en San Diego ha creado una escala para caracterizar la fuerza y los impactos de los «ríos atmosféricos»: unas bandas largas y estrechas de vapor de agua atmosférica empujadas por fuertes vientos.

La escala, descrita en el Boletín de febrero de 2019 de la American Meteorological Society, asigna cinco categorías a los ríos atmosféricos (RA) utilizando como criterio la cantidad de vapor de agua que transportan y su duración en una ubicación determinada.

La intención de la escala es describir una gama de escenarios que pueden resultar beneficiosos o peligrosos según la fuerza de los ríos atmosféricos.

La escala fue desarrollada por F. Martin Ralph, director del Centro para los Extremos del Agua y del Clima del Oeste (CW3E) en Scripps, en colaboración con Jonathan Rutz del Servicio Nacional de Meteorología y varios otros expertos.

Clasificación

Los RA se clasifican del 1 al 5 y crea las categorías «débil», «moderada», «fuerte», «extrema» y «excepcional». Utiliza las cantidades de vapor de agua  transportada dentro de un río atmosférico como base y un período de 24 a 48 horas como medida estándar de duración.

¿Qué son los Ríos Atmosféricos?

Cuando un RA dura en un área por menos de 24 horas, se clasifica según una categoría, pero si dura más de 48 horas, se promueve de categoría. Este enfoque se basa en investigaciones que muestran que una combinación de transporte de vapor de agua fuerte con larga duración en una ubicación, es lo que causa los mayores impactos.

A diferencia de la escala de huracanes, recientemente criticada por no representar adecuadamente los impactos de los huracanes de baja categoría de movimiento lento, la escala de los RA se basa en la duración como un factor fundamental.

La escala clasifica a los RA de la siguiente manera:

+ RA Cat 1 (Débil): Principalmente beneficioso. Por ejemplo, un RA del 23 de febrero de 2017 llegó a California, duró 24 horas en la costa y produjo lluvias moderadas.

+ RA Cat 2 (Moderado): principalmente beneficioso, pero también algo peligroso. Un río atmosférico del 19 al 20 de noviembre de 2016 llegó al norte de California, duró 42 horas en la costa y produjo varios centímetros de lluvia que ayudaron a reponer los depósitos bajos después de una sequía.

+ RA Cat 3 (Fuerte): Balance de beneficiosos y peligrosos. Un río atmosférico del 14 al 15 de octubre de 2016 duró 36 horas en la costa, produjo importantes lluvias que ayudó a rellenar los embalses después de una sequía, pero también provocó que algunos ríos se elevaran justo por debajo del nivel de inundación.

+ RA Cat 4 (Extremo): Mayormente peligroso, pero también beneficioso. Por ejemplo, un río atmosférico del 8 al 9 de enero de 2017 que persistió durante 36 horas produjo mucha lluvia en la Sierra Nevada y provocó que al menos una docena de ríos alcanzaran el nivel de inundación.

+ RA Cat 5 (Excepcional): Principalmente peligroso. Por ejemplo, un río atmosférico del 29 de diciembre de 1996 al 2 de enero de 1997 duró más de 100 horas en la costa central de California. La fuerte precipitación y el escurrimiento asociados causaron más de $ 1 mil millones en daños.

Ralph es considerado una autoridad líder en ríos atmosféricos, que fue definido oficialmente por la American Meteorological Society en 2017.

Los investigadores solo han comenzado a estudiar los ríos atmosféricos en profundidad en las últimas dos décadas basándose en investigaciones anteriores sobre la estructura y precipitación de ciclones extratropicales, especialmente en el Reino Unido. En ese momento, también han llegado a comprender cómo estos eventos frecuentemente marcan la diferencia entre años de inundaciones y sequías en regiones costeras clave de todo el mundo, como California.

¿Qué son los Ríos Atmosféricos?

Ralph dijo que la escala podría proporcionar una herramienta crucial para los funcionarios con una necesidad operativa para evaluar el potencial de inundación en sus jurisdicciones antes de que ocurran tormentas. A diferencia de otras escalas que se enfocan principalmente en el daño potencial, como la escala Fujita mejorada para tornados o la escala Saffir-Simpson para huracanes, la escala de RA no solo es responsable de borrascas que pueden resultar peligrosas, sino también de borrascas que pueden proporcionar beneficios en el suministro de agua.

«Hay que reconocer que los RA débiles a menudo son en su mayoría beneficiosos porque pueden mejorar el suministro de agua y la acumulación de nieve, mientras que los RA más fuertes pueden ser peligrosos, por ejemplo, si se encuentran en un área con condiciones que aumentan la vulnerabilidad, como cicatrices de incendios, o ya en zonas ya húmedas, donde llueve sobre mojado», dicen Ralph y sus coautores en el documento que apareció  en la edición de febrero de 2019 del Bulletin de la American Meteorological Society.

Los coautores del artículo incluyen meteorólogos, como el meteorólogo Jon Rutz y Chris.

Referencia

A Scale to Characterize the Strength and Impacts of Atmospheric Rivers. F. Martin Ralph. Center for Western Weather and Water Extremes, Scripps Institution of Oceanography, University of California, San Diego, La Jolla, California. BAMS. 5 February 2019

Fuente: Eltiempo.com //// Thecoversation.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.