Naciones Unidas pone freno a los impulsores genéticos

En una decisión histórica, el Convenio sobre la Diversidad Biológica hizo un llamado a los gobiernos para que antes de considerar la liberación de organismos con “tecnología exterminadora” realicen estrictas evaluaciones de riesgo y consulten a los pueblos indígenas y comunidades locales.

El día de hoy ( 30 de nov de 2018), la ONU tomó una importante decisión global sobre los impulsores genéticos ( gene drives), una nueva tecnología de ingeniería genética de alto riesgo .

“Esta importante decisión toma el control sobre los impulsores genéticos invocando sencillas medidas de sentido común: no te metas con el entorno, los territorios y los derechos de los pueblos sin su consentimiento” explica Jim Thomas, Co-Director Ejecutivo del Grupo ETC. “Los impulsores genéticos son financiados por poderosos intereses militares, de agronegocios y algunos individuos muy ricos . Con esta decisión, la ONU pone el control en manos de las comunidades locales, en particular pueblos indígenas, para frenar esta tecnología exterminadora”.

La decisión del Convenio sobre la Diversidad Biológica (adelante en recuadro) también requiere que antes de considerar cualquier liberación de impulsores genéticos al ambiente, se lleve a cabo una evaluación de riesgos exhaustiva. Debido a que la mayoría de los países carecen de un sistema regulatorio para la tecnología, se requieren nuevas medidas de bioseguridad para prevenir posibles efectos adversos. La decisión reconoce que se necesitan más estudios e investigaciones sobre los impactos de los impulsores genéticos para desarrollar directrices que permitan evaluarlos antes de considerar su liberación, incluso experimental.

“En África, todos estamos potencialmente afectados y no queremos ser ratas de laboratorio de esta tecnología exterminadora”, declaró Mariann Bassey-Orovwuje, de Amigos de la Tierra África, y presidenta de la Alianza para la Soberanía Alimentaria en África. “Campesinos y ambientalistas ya se manifestaron en las calles de Burkina Faso para protestar contra los mosquitos genéticamente modificados (de los mismos que quieren usar impulsores genéticos supuestamente para combatir la malaria) y vamos a marchar de nuevo si ignoran esta decisión de la ONU. Desde ahora les avisamos que las comunidades potencialmente afectadas de África occidental no han dado su consentimiento ni aprobación a esta riesgosa tecnología”.

La decisión que obliga a consultar y buscar el consentimiento de las comunidades locales y pueblos indígenas podría impactar inmediatamente al proyecto de impulsores genéticos más prominente (y bien financiado), del Colegio Imperial de Londres, cuyos investigadores pretenden liberar mosquitos modificados genéticamente en Burkina Faso como un paso hacia futuras liberaciones de mosquitos con impulsores genéticos. Contrariamente a lo que sostiene el proyecto de esta institución (llamado Target Malaria), las personas que viven en las aldeas seleccionadas para su posible liberación, y que serán expuestas a los insectos, no han sido consultadas ni han dado su consentimiento.

La decisión del CBD responde a las preocupaciones planteadas tanto desde gobiernos, como desde la sociedad civil y movimientos. En octubre, cientos de organizaciones lanzaron una campaña al respecto  . Varios gobiernos presentes en la reunión del CBD pidieron una moratoria a la liberación de impulsores genéticos en el ambiente.

La decisión, de alcance global, requiere que los gobiernos consulten a los “pueblos indígenas y comunidades locales potencialmente afectados” antes de considerar cualquier liberación de impulsores genéticos, incluidas las liberaciones experimentales. Dado que los impulsores genéticos están diseñados para propagarse a través de toda una especie, sin limitarse a las regiones geográficas, (una característica nueva, propia de esta forma de ingeniería genética), su liberación podría afectar a comunidades que se encuentren mucho más allá del sitio inicial, por lo que ahora será necesario buscar un consentimiento verdaderamente amplio. Esto significa de hecho poner un freno muy importante a las liberaciones de impulsores genéticos. La decisión de la ONU menciona que la consulta previa a la liberación de impulsores genéticos es necesaria debido al impacto potencial en los “conocimientos tradicionales, innovación, prácticas, medios de vida y uso de la tierra y el agua” de los pueblos indígenas y las comunidades locales.

Fuente: Grupo ETC

fotografía: Alex Romera

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.