Más de 360 científicos piden la transición a la agroecología

Más de 360 científicos de 32 universidades, liderados por la Universidad de Gotinga (Alemania) y la Universidad de Westlake (China), piden la transición de los sistemas de producción de alimentos a principios agroecológicos para poner freno a la pérdida de biodiversidad.

Lo han hecho a través de un comunicado conjunto, publicado en la revista Nature Ecology & Evolution, y tiene sus miras puestas en la COP15  de China, que debido a la COVID-19 será en 2021, y en donde se acordará el Marco Mundial de Biodiversidad posterior a 2020 para reducir sus actuales amenazas.

Según Teja Tscharntke, coautor y jefe del Grupo de Investigación en Agroecología de la Universidad de Gotinga: “La agroecología tiene el potencial de cambiar la forma en que hacemos agricultura. Esperamos que nuestra agenda de investigación integral ayude a trazar el camino a la agricultura sostenible y diversificada y la conservación de la biodiversidad en el futuro “.

Para estos científicos, las tierras agrícolas diversificadas mejoran la biodiversidad y el control biológico o la polinización ayudan a reducir el impacto de patógenos y plagas contribuyendo así a alcanzar los objetivos de conservación en áreas protegidas cercanas, ya que las áreas más protegidas están viendo un impacto en el uso intensivo de la tierra en las áreas circundantes.

En este sentido, desde el departamento de Agroecología de APROA, llevan tiempo trabajando en el diseño de setos perimetrales y de islas de vegetación en el entorno de los invernaderos, para favorecer la biodiversidad funcional, el control biológico por conservación y el mantenimiento y la restauración del paisaje.

Las prácticas agroecológicas pueden reducir el uso de pesticidas sintéticos, una de las principales causas de pérdida de biodiversidad, y un uso más efectivo de fertilizantes puede reducir la contaminación de nutrientes y mantener un suelo más saludable que además retenga mejor el carbono.

Según la comunidad científica, los sistemas de cultivo diversificados pueden mitigar aún más las emisiones de gases de efecto invernadero mediante, por ejemplo, la diversificación de árboles no agrícolas en los sistemas agroforestales, mejorando así los beneficios de la agrobiodiversidad.

Para los científicos la aplicación de herramientas agroecológicas no están reñidas con la rentabilidad. “Las nuevas variedades de cultivos, las combinaciones de los mismos y las innovaciones tecnológicas reducirán aún más la brechas de rendimiento entre la producción convencional y la agroecológica, cuando la disponibilidad sea justa y adecuada a nivel local”, aseguran.

Herramientas

Para los firmantes del comunicado, la certificación ecológica junto a medidas agrícolas y paisajísticas diversificadas para la conservación son herramientas para implementar los cambios. Los compromisos corporativos y gubernamentales con la deforestación cero y el etiquetado ecológico podrían mejorarse al unir los objetivos de producción y protección con modelos de inversión innovadores que enfatizan los activos naturales.

Además, una mejor comprensión de la producción agroecológica, los beneficios que aporta la conservación de la biodiversidad, la seguridad alimentaria y una mejor calidad de vida en general pueden ayudar a configurar nuevas normas sociales para la sostenibilidad, concluyen los científicos.

Fuente; AEnverde

One Comment

  1. Fernando Bargas Reply

    Como si en la Argentina no lo supiéramos hace mucho tiempo. Como si no fuera mucho el tiempo que venimos sufriendo todo lo que se refiere al modelo agroindustrial y su perversión. Estos científicos parecen que no les gusta las interdisciplinas porque ya son muchas las consecuencias nefastas en la salud humana y de la naturaleza registradas. Van a tener que arremangarse la camisa y hacer trabajo de campo a conciencia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.