Las granjas de visón americano podrían tener consecuencias devastadoras para la pandemia en el mundo entero.

Las noticias sobre los brotes de coronavirus en granjas de visón americano en Europa se suceden de forma vertiginosa en los últimos meses y más aún en los últimos días desde que se ha dado a conocer la situación en Dinamarca, el mayor productor mundial de estas pieles con más de 200 granjas con brotes.

Este país está considerando la drástica medida de sacrificar todos los animales de sus granjas, que serían unos 17 millones, porque se ha demostrado que los visones han contagiado a los humanos una nueva variante del coronavirus SARS-CoV-2 y que esta mutación ya está circulando entre la población local, con contagios humano–humano, habiendo afectado ya a 214 personas, tanto dentro del entorno de las granjas como fuera.

El que aparezcan mutaciones de un virus es algo habitual y, de hecho, se están produciendo continuamente, pero estas mutaciones pueden ser aún más significativas si la mutación se produce en un ser vivo de otra especie, como es el visón americano. El problema y riesgo viene cuando alguna de estas mutaciones puede haberse producido sobre alguna parte concreta del virus que puede afectar a la eficacia futura de las vacunas que se están desarrollando. Esto es precisamente lo que se está valorando ahora mismo en Dinamarca, porque existen sospechas que apuntan al cambio en una de las proteínas importante para la inmunidad.

En España no podemos hablar de miles de granjas de visón como ocurre en Dinamarca, pero la gran mayoría de todas las que hay en nuestro país, unas 37, se concentran en una única región y principalmente en la provincia de A Coruña.

Identificar posibles brotes en granjas

Desde WWF hemos manifestado en varias ocasiones a las autoridades sanitarias y agroambientales nuestra preocupación porque no se estén tomando las medidas adecuadas para identificar posibles brotes en estas granjas y, por consiguiente, posibles mutaciones y contagios posteriores a humanos. Conocemos las estrictas  medidas de control que se han tomado en las granjas de países como Holanda, con 69 granjas infectadas hasta la fecha, que pasan por la realización de muestreos sistemáticos con PCRs en todas las granjas, tanto a los visones como a los trabajadores sean o no sintomáticos, así como autopsias a los animales que van muriendo independientemente de la causa.

Sin embargo, con la información que hemos recibido de las administraciones,  a día de hoy no podemos asegurar que en España se esté realizando este mismo esfuerzo preventivo y de seguimiento y, por lo tanto, descartar que se estén produciendo brotes y no los estemos identificando. Ahora, además, al riesgo de que estas granjas puedan funcionar como reservorios del virus, se suma el riesgo inasumible de que los visones contagien a los humanos nuevas variantes del virus.

Peligro para la salud

Las granjas peleteras de especies como el visón americano son un gran peligro para la salud. La ciencia ya conocía que este tipo de animales son muy receptivos y transmisores de virus como los coronavirus. Si a este hecho le sumamos la manera en la que se crían los visones americanos en estas granjas, se puede entender mejor por qué hemos llegado a esta alarmante situación con brotes en casi 300 granjas en al menos 6 países diferentes. Y es que estamos hablando de que algunas granjas, como la de Teruel -que es la única donde se ha identificado por ahora un brote en España- alberga más de 90.000 animales en pequeñas jaulas contiguas.

No olvidemos tampoco que la especie que se está criando de esta forma es considerada de las más invasoras por la UICN, con los consiguientes daños que se han producido y se siguen produciendo a nuestra biodiversidad con los escapes de estos animales y que desde WWF veníamos denunciando desde hace tiempo.

Por todos estos motivos, y porque no estamos hablando de ningún negocio esencial, sino de la fabricación de pieles con fines ornamentales, pedimos a las administraciones nacionales y regionales el cierre urgente de estas granjas.

Campaña pro cierre

Más de 23.000 personas apoyan ya la petición de WWF a través de la campaña “Cierre de las granjas de visón, ¡ya!”. Porque en pleno siglo XXI no podemos permitir la continuidad en España de unas explotaciones con tantos impactos negativos en la salud y en la naturaleza, y con una ética más que discutible. De lo contrario, nos quedaremos a la cola de Europa, donde algunos países como Reino Unido, Austria, Croacia y Eslovenia, entre otros, ya prohibieron este negocio hace tiempo, incluso antes de la pandemia. Y otros países, entre los que se incluyen algunos de los grandes productores europeos de visón, como Francia, Polonia y Holanda, han iniciado o incluso adelantado el proceso para el cierre definitivo de estas granjas. ¿A qué estamos esperando en España para actuar y frenar esta ‘bomba sanitaria’?

Gemma Rodríguez, responsable del programa de especies de WWF España

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.