La sociedad civil europea y latinoamericana dice no al Acuerdo UE-Mercosur

Más de 450 organizaciones lanzan una declaración conjunta en la que piden a los gobiernos que paralicen el Acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur. Los objetivos de este acuerdo van en contra de la acción climática, la protección del medioambiente, la soberanía alimentaria, los derechos humanos y el bienestar animal.

El 15 de marzo una coalición de más de 450 organizaciones de la sociedad civil en Europa y América Latina lanza una  declaración conjunta dirigida a los gobiernos a ambos lados del Atlántico para que detengan el Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y los países del Mercosur.

Las organizaciones alertan de que el acuerdo UE-Mercosur forma parte de un modelo comercial que ha fracasado. Sus objetivos van en contra de la acción climática, la protección del medio ambiente, la soberanía y la seguridad alimentaria, los derechos humanos y laborales y el bienestar animal.

La sociedad civil europea y latinoamericana dice no al Acuerdo UE-Mercosur

A través de la bajada de aranceles comerciales entre las dos regiones, el acuerdo va a permitir que los países de la UE aumenten sus exportaciones en el sector automovilístico, farmacéutico y agroquímico hacia el Mercosur. Por su parte, los países del Mercosur van a incrementar  sus exportaciones de productos agrícolas y ganaderos estrechamente vinculados a la deforestación de ecosistemas clave en la regulación del ciclo del agua, el mantenimiento del clima o la protección ante nuevos virus y pandemias, como la Covid-19.

Recientemente, la OMS advirtió que el  70 % de las pandemias están vinculadas a la deforestación. Organizaciones como el Observatorio do Clima de Brasil han denunciado que la situación en la Amazonía empeora cada año. Entre 2019 y 2020 la selva más grande del mundo perdió una superficie equivalente a  tres campos de fútbol cada minuto, la cifra más alta en los últimos 12 años. El acuerdo UE-Mercosur añadirá una presión extra sobre estos territorios.

“El acuerdo incentivará aún más la destrucción y el colapso de la biodiversidad del Amazonas, el Cerrado y el Gran Chaco a través del incremento de las cuotas de ganado y etanol, perpetuando un modelo de agricultura extractiva, ejemplificado por el sobrepastoreo, la expansión de la ganadería intensiva y los monocultivos dependientes de pesticidas químicos”, alertan en el  comunicado.

Además, las organizaciones denuncian que en lugar de fomentar el desarrollo de economías sólidas, diversificadas y resilientes, el acuerdo va a profundizar la relación desigual que existe entre los dos bloques, relegando a Latinoamérica a un rol de proveedor de materias primas e impidiendo su industrialización.

El proceso para su ratificación tras 20 años de negociaciones, y el anuncio de un acuerdo en junio de 2019, está en punto muerto debido a la fuerte oposición de la sociedad civil y de países como Francia y Austria. La Comisión Europea y el Gobierno de España apuestan por acelerar su aprobación a toda costa bajo la premisa de que el acuerdo es el mejor  plan de recuperación económica. Una  afirmación para la que no existen estudios de impacto económico detallados que la avalen.

Las organizaciones de la campaña No a los Tratados de Comercio e Inversión, de la que forma parte Ecologistas en Acción, denuncian la falta de coherencia entre las políticas comerciales y climáticas que impulsa el Gobierno de España. Mientras se tramita una nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética en el Congreso con el objetivo de alcanzar la neutralidad climática en 2050, el Gobierno impulsa la deforestación, el aumento de las emisiones y la vulneración de los derechos humanos a través de la firma del acuerdo UE-Mercosur.

Declaración de la Coalición Stop UE-Mercosur

Las organizaciones que firmamos esta declaración hacemos un llamamiento a las y los dirigentes políticos de ambos lados del Atlántico para que detengan el acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y Mercosur.

El acuerdo UE-Mercosur es parte de un modelo comercial obsoleto, típico del siglo XX, que ha fracasado: un modelo que sirve a los intereses corporativos a expensas de los límites planetarios, del bienestar animal y promoviendo las desigualdades sociales. Los objetivos y elementos centrales de este acuerdo van en contra de la acción climática, la soberanía alimentaria y la defensa de los derechos humanos y el medio ambiente. Este acuerdo incentivará aún más la destrucción y el colapso de la biodiversidad del Amazonas, el Cerrado y el Gran Chaco a través del incremento de las cuotas de ganado y etanol, perpetuando un modelo de agricultura extractiva, ejemplificado por el sobrepastoreo, la expansión de la ganadería intensiva con cebaderos para las reses y los monocultivos dependientes de pesticidas químicos. Todo esto son señales políticas de que el acuerdo legitima las violaciones de derechos humanos relacionadas con las cadenas de producción y suministro.

El acuerdo UE-Mercosur destruirá los medios de vida del campesinado y las pequeñas explotaciones agrícolas familiares en Europa y América Latina. Al intercambiar productos agrícolas por automóviles que contaminan, el Acuerdo supone una amenaza inminente para los empleos en el sector industrial en los países de Mercosur. Se perpetúa, así, un modelo de dependencia donde las economías sudamericanas son las exportadoras de materias primas baratas obtenidas mediante la destrucción de recursos naturales vitales, en lugar de fomentar el desarrollo de economías sólidas, diversificadas y sostenibles.

Para que el futuro sea viable y sostenible, el modelo de políticas comerciales del siglo XXI debe apoyar, en lugar de socavar, los esfuerzos para promover sociedades socialmente justas y ecológicamente resilientes basadas en los principios de solidaridad, protección de los derechos humanos y respeto por los límites planetarios. La ciudadanía de Europa y América del Sur están uniéndose en contra del acuerdo entre la UE y Mercosur y trabajando para lograr un futuro mejor.

Nosotras, las organizaciones firmantes, somos parte del movimiento que exige a los gobiernos que detengan el acuerdo UE-Mercosur.

(siguen 450 firmas de organizaciones de la sociedad civil en Europa y América Latina)

Fuente: Ecologistas en Acción

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.