“La próxima pandemia”: la sequía es una crisis mundial oculta, según la ONU

La sequía es una crisis mundial oculta que corre el riesgo de convertirse en «la próxima pandemia» si los países no adoptan medidas urgentes para la gestión del agua y la tierra y para hacer frente a la emergencia climática, ha dicho la ONU.

Al menos 1.500 millones de personas se han visto directamente afectadas por la sequía en lo que va de siglo, y el coste económico durante ese tiempo se ha estimado en 124.000 millones de dólares (89.000 millones de libras). Según un informe publicado el jueves, es probable que el coste real sea mucho mayor, ya que estas estimaciones no incluyen gran parte del impacto en los países en desarrollo.

Mami Mizutori, representante especial del Secretario General de la ONU para la reducción del riesgo de desastres, declaró: «La sequía está a punto de convertirse en la próxima pandemia y no hay vacuna para curarla. La mayor parte del mundo vivirá con estrés hídrico en los próximos años. La demanda superará a la oferta en determinados periodos. La sequía es un factor importante en la degradación de la tierra y la disminución del rendimiento de los principales cultivos».

Dijo que mucha gente tiene la imagen de que la sequía afecta a las regiones desérticas de África, pero que no es así. La sequía se ha generalizado y, según el informe, a finales de siglo todos los países, excepto unos pocos, la sufrirán de alguna forma.

«La gente ha vivido con la sequía durante 5.000 años, pero lo que estamos viendo ahora es muy diferente», dijo Mizutori. «Las actividades humanas están exacerbando la sequía y aumentando su impacto», lo que amenaza con desbaratar los avances para sacar a la gente de la pobreza.

Los países desarrollados no han sido inmunes. Estados Unidos, Australia y el sur de Europa han sufrido sequías en los últimos años. La sequía cuesta más de 6.000 millones de dólares al año en impactos directos en EE.UU., y unos 9.000 millones de euros (7.700 millones de libras) en la UE, pero también es probable que se trate de graves subestimaciones.

https://static.wixstatic.com/media/11c77a_80917eb9b5bc43a391b73bff0ce25e3b~mv2.png/v1/fill/w_512,h_630,al_c,lg_1,q_95/11c77a_80917eb9b5bc43a391b73bff0ce25e3b~mv2.webp
Cambio en la frecuencia de las sequías meteorológicas (eventos/década) desde el pasado reciente (1981-2010) hasta 2100 para cuatro niveles de calentamiento previstos de calentamiento de la temperatura global del aire en superficie (izquierda) y el número de episodios de sequía de mayor gravedad que los registrados en el pasado reciente (1981-2010) (derecha).

La sequía también va más allá de la agricultura, según Roger Pulwarty, científico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos y coautor del informe.

Señaló el Danubio en Europa, donde la sequía recurrente de los últimos años ha afectado al transporte, el turismo, la industria y la generación de energía. «Tenemos que tener una visión modernizada de la sequía», dijo. «Tenemos que estudiar cómo gestionar recursos como los ríos y las grandes cuencas hidrográficas».

Los cambios en el régimen de lluvias como consecuencia de la alteración del clima son uno de los principales motores de la sequía, pero el informe también señala que el uso ineficiente de los recursos hídricos y la degradación de la tierra por la agricultura intensiva y las malas prácticas agrícolas desempeñan un papel importante. La deforestación, el uso excesivo de fertilizantes y plaguicidas, el sobrepastoreo y la extracción excesiva de agua para la agricultura son también problemas importantes, según el informe.

Mizutori pidió a los gobiernos que tomaran medidas para ayudar a prevenir la sequía reformando y regulando la forma de extraer, almacenar y utilizar el agua, así como la gestión de la tierra. Afirmó que los sistemas de alerta temprana pueden hacer mucho para ayudar a las personas en peligro, y que ya se dispone de técnicas avanzadas de previsión meteorológica.

El especialista afirmó que es esencial trabajar con la población local, ya que los conocimientos locales e indígenas pueden ayudar a determinar dónde y cómo almacenar el agua y cómo predecir los efectos de los periodos de sequía. Nota: El informe, titulado Global Assessment Report on Disaster Risk Reduction: Informe especial sobre la sequía 2021, se publicó el jueves y servirá de base para los debates en las conversaciones vitales de la ONU sobre el clima, conocidas como Cop26, que se celebrarán en Glasgow en noviembre

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.