Hasta que los mares se sequen

Casi una quinta parte de la captura total de peces del mundo se transforma en FMFO, de los cuales el 69% es para harina de pescado y el 75% para producir aceite de pescado que se utilizan para alimentar a los peces de granja

Dada la magnitud de la devastación que la humanidad está causando en los océanos de nuestro planeta y en la vida que hay en ellos, el informe que adjuntamos,  analiza de manera crítica una de las industrias que más desperdicios genera y que está actualmente saqueando los mares: la acuicultura industrial y su uso de pescado para producir pienso.

A través de una revisión exhaustiva de las últimas investigaciones científicas sobre los impactos de los pesquerías de reducción en los ecosistemas marinos, un estudio sobre las devastadoras consecuencias que tienen la producción de harina y aceite de pescado (FMFO por sus siglas en inglés) en los lugares en los que se lleva a cabo , y un breve análisis de algunas de las principales empresas que están detrás de la expansión de la industria de piensos acuícolas hasta convertirse en un negocio de miles de millones de euros, este informe muestra principalmente que las dinámicas actuales de este mercado no funcionan y no son sostenibles.

El hecho de triturar peces y obtener FMFO para alimentar a la creciente industria de la acuicultura hace aumentar la preocupación por la sobrepesca, el bienestar animal y el impacto en las redes tróficas marinas. Además, esta industria perjudica la seguridad alimentaria, ya que reduce la disponibilidad de pescado para el consumo humano. Debido al rápido crecimiento del sector, está claro que el enfoque tradicional de la industria de la acuicultura basado en el uso de peces salvajes para producir pienso está presionando los recursos marinos naturales y no tiene en cuenta el bienestar de los cientos de miles de millones de animales implicados.

Acuicultura: ¿Es la cura peor que la enfermedad?

La acuicultura es el sector de la industria de la alimentación con el crecimiento más rápido , y representa aproximadamente la mitad del consumo mundial de pescado. Los defensores de la industria afirman que la acuicultura tiene el potencial para ofrecer proteínas asequibles y saludables con una huella de carbono baja,  y que podría proporcionar una manera de disminuir la presión de la pesca de poblaciones de peces, que han sido sobreexplotadas sistemáticamente durante décadas. Sin embargo, la industria no está cumpliendo con esta promesa debido a su dependencia continua en los peces capturados en el mar; casi una quinta parte de la captura total de peces del mundo se transforma en FMFO, de los cuales el 69% es para harina de pescado y el 75% para producir aceite de pescado que se utilizan para alimentar a los peces de granja.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) prevé que la acuicultura producirá 109 millones de toneladas de pescado, lo que representa el 60% del consumo mundial de pescado, para 2030. La creciente demanda de peces de granja carnívoros y la tendencia de alimentar con FMFO a los peces no carnívoros para acelerar su crecimiento se reflejan en las previsiones de la FAO de que la producción de harina de pescado será un 19% mayor en 2030 que en 2016. Por lo tanto, el escenario tradicional del negocio de la acuicultura ejerce una importante y continua presión sobre las poblaciones de peces salvajes para alimentar a los peces de granja.

En este momento crítico, este informe hace un balance de los impactos que la acuicultura intensiva ya está teniendo en el medio marino y las cadenas tróficas, así como en la seguridad alimentaria y la salud de las comunidades costeras vulnerables, y propone un camino más sostenible para el futuro mediante la eliminación de la dependencia de la industria en los peces capturados en el mar.

Descargar el informe; hasta que los mares se sequen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.