El Burro como animal de trabajo

Se estima que hoy que, en el mundo y cada año, no menos de la mitad de las labores de preparación para cultivar la tierra y la mayor parte del transporte de corta distancia se efectúan con animales de trabajo.

Los animales de trabajo prestan en el mundo entero, un continuo y oportuno servicio a la comunidad, especialmente a los grupos rurales y frecuentemente a sus miembros más desvalidos: aquellos con muy escasos recursos, a las mujeres, los ancianos y los niños.

Los servicios que prestan estos animales son rara vez apreciados por los dirigentes oficiales de territorios, naciones o de regiones. Por otro lado las personas que se benefician directamente y en forma cotidiana de su ayuda no disponen de los medios para dar publicidad a estos hechos; y aquellas tampoco reciben programas de asistencia técnica para poder hacer un mejor uso de estos animales.

Se estima que hoy que, en el mundo y cada año, no menos de la mitad de las labores de preparación para cultivar la tierra y la mayor parte del transporte de corta distancia se efectúan con animales de trabajo.

Es probable que en el mundo entero, diariamente cerca de 300 millones de animales ayuden a alguna persona a realizar su trabajo. Para visualizar lo que esto representa baste con imaginarse lo que supondría el colocar este número de animales en fila india: dicha fila teórica podría dar más de 45 veces la vuelta al globo terráqueo en su línea ecuatorial. Pero a pesar de ello los servicios de planificación de la gran mayoría de las naciones no mantienen estadísticas oficiales de sus correspondientes poblaciones de animales de trabajo.

En idéntica forma tampoco se contabiliza el aporte total de estos animales al producto nacional bruto, a pesar que en términos de la energía fósil que ellos sustituyen con su trabajo, anualmente y en el ámbito mundial, esto representa un ahorro enorme; el equivalente en petróleo del trabajo aportado se estima que alcanza a un volumen de 150 buques cisternas con 200 000 toneladas cada uno.

Pero a la planificación económica sólo le interesa y toma en cuenta lo que se negocia en el mercado y muy especialmente todo lo que se debe pagar en divisas.

Al hacer referencia a los animales de trabajo, los más conocidos son los bovinos y equinos en América y Europa, y a ellos se agregan los camellos, búfalos y yaks en regiones de Africa, Medio-Oriente y Asia. En las regiones árticas, en cambio todavía se trabaja con perros y renos. Los asnos o burros a pesar que tienen una amplia distribución geográfica, rara vez se les brinda su merecido reconocimiento; sus aportes pasan inadvertidos o simplemente se les descarta sin apreciar su valor.

Pero en cualquier lugar donde se existan burros ellos están siempre asociados, de preferencia, a familias con escasos recursos y como animales de trabajo que les brindan un apoyo esencial.

Son animales rústicos, poco exigentes, robustos, sobre todo con relación a su tamaño corporal relativamente pequeño, y son baratos. Su carácter es dócil y son muy inteligentes; son animales muy sufridos y de gran resistencia. Esta combinación de características hace del burro un animal de trabajo excepcional. Se espera que este manual permita ayudar a los interesados en ellos a promover que estos animales reciban buen trato y obtener así de ellos no sólo un trabajo eficaz, sino también el placer de compartir de una hermosa labor que se puede realizar por muchos años.

para descargar el manual  el burro como animal de trabajo

Share

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.