Dos tercios de las tierras agrícolas en el mundo en riesgo de contaminación por plaguicidas

Un mapa mundial de tierras agrícolas en 168 países ha revelado que el 64 por ciento de la tierra utilizada para la agricultura y los cultivos alimentarios está en riesgo de contaminación por pesticidas. Casi un tercio de estas áreas se considera de alto riesgo.

Dos tercios de las tierras agrícolas en el mundo en riesgo de contaminación por plaguicidas

El estudio, publicado en Nature Geoscience , produjo un modelo global de mapeo del riesgo de contaminación causado por 92 químicos comúnmente usados en pesticidas agrícolas en 168 países. El estudio examinó el riesgo para el suelo, la atmósfera y las aguas superficiales y subterráneas. El mapa también reveló que Asia alberga las áreas terrestres más grandes con alto riesgo de contaminación, con China, Japón, Malasia y Filipinas en mayor riesgo. Algunas de estas áreas se consideran naciones del tipo «plato de comida», que alimentan a una gran parte de la población mundial. La investigadora asociada de la Universidad de Sydney y autora principal del estudio, la Dra. Fiona Tang, dijo que el uso generalizado de pesticidas en la agricultura, al tiempo que aumenta la productividad, podría tener implicaciones potenciales para el medio ambiente, la salud humana y animal.

“Nuestro estudio ha revelado que el 64 por ciento de la tierra cultivable del mundo está en riesgo de contaminación por pesticidas. Esto es importante porque la literatura científica más amplia ha encontrado que la contaminación por plaguicidas puede tener impactos adversos en la salud humana y el medio ambiente ”, dijo el Dr. Tang. Los plaguicidas pueden transportarse a las aguas superficiales y subterráneas a través de la escorrentía y la infiltración, contaminando los cuerpos de agua y reduciendo así la usabilidad de los recursos hídricos.

Dos tercios de las tierras agrícolas en el mundo en riesgo de contaminación por plaguicidas

«Aunque las tierras agrícolas de Oceanía presentan el menor riesgo de contaminación por plaguicidas, la cuenca de Murray-Darling de Australia se considera una región de gran preocupación tanto por sus problemas de escasez de agua como por su alta biodiversidad», dijo el coautor, profesor asociado Federico Maggi del Escuela de Ingeniería Civil y el Instituto de Agricultura de Sydney. “A nivel mundial, nuestro trabajo muestra que el 34 por ciento de las áreas de alto riesgo se encuentran en regiones de alta biodiversidad, el 19 por ciento en países de ingresos bajos y medianos bajos y el cinco por ciento en áreas con escasez de agua”, dijo el Dr. Tang. Existe la preocupación de que el uso excesivo de plaguicidas inclinará la balanza, desestabilizará los ecosistemas y degradará la calidad de las fuentes de agua de las que dependen los seres humanos y los animales para sobrevivir.

la perspectiva del futuro Se espera que aumente el uso mundial de pesticidas a medida que la población mundial se acerque a los 8.500 millones esperados para 2030. “En un clima más cálido, a medida que crece la población mundial, se espera que aumente el uso de pesticidas para combatir el posible aumento de las invasiones de plagas y para alimentar a más personas”, dijo la profesora asociada Maggi. El Dr. Tang dijo: «Aunque proteger la producción de alimentos es esencial para el desarrollo humano, reducir la contaminación por plaguicidas es igualmente crucial para proteger la biodiversidad que mantiene la salud y las funciones del suelo, contribuyendo a la seguridad alimentaria». El coautor, el profesor Alex McBratney, director del Instituto de Agricultura de Sydney en la Universidad de Sydney, dijo: “Este estudio muestra que será importante monitorear cuidadosamente los residuos anualmente para detectar tendencias con el fin de gestionar y mitigar los riesgos de los plaguicidas usar.» “Recomendamos una estrategia global para la transición hacia un modelo agrícola global sostenible que reduce el desperdicio de alimentos al tiempo que reduce el uso de pesticidas”, dijeron los autores del artículo. La investigación fue realizada por la Dra. Fiona Tang y el profesor asociado Federico Maggi de la Facultad de Ingeniería, y el profesor Manfred Lenzen y el profesor Alexander McBratney de la Facultad de Ciencias.

La publicación en Nature Geosciencie https://dx.doi.org/10.1038/s41561-021-00712-5

NOTA

Esta investigación fue apoyada por el programa de investigación EnviroSphere de la Universidad de Sydney.Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

El impacto de 70 años de uso de pesticidas en los suelos europeos

Un análisis europeo de los proyectos Diverfarming -del que forma parte la Universidad de Córdoba (UCO)-, Recare e iSQAPER muestra que, tras 70 años de uso de pesticidas, los suelos agrícolas bajo manejo convencional contienen niveles de pesticidas hasta diez veces más altos que los suelos de agricultura orgánica.

Según ha indicado Diverfarming, los pesticidas se han usado en la agricultura europea desde hace más de 70 años, por lo que el control y análisis de su presencia, niveles y efectos en los suelos europeos es una tarea que instituciones y equipos científicos afrontan a la hora de establecer protocolos de uso y aprobación de nuevos productos fitosanitarios.

Los efectos de los cócteles de pesticidas

Además, el conocimiento científico sobre los efectos de los cócteles de pesticidas (mezclas de restos de fitosanitarios) es más limitado aún. En un intento por afrontar esta problemática, un equipo liderado por la investigadora de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) Violette Geissen ha analizado 340 muestras de suelos de tres países europeos para comparar la presencia de cócteles de pesticidas en suelos bajo manejo orgánico y en suelos bajo manejo convencional.

Las muestras se obtuvieron en cuatro casos de estudio de España, Portugal y Países Bajos con cuatro de los principales cultivos europeos: hortícolas y naranjas en España, uvas en Portugal y producción de patata en Países bajos. Los análisis químicos revelaron que el contenido total de plaguicidas en los suelos convencionales fue entre un 70 y un 90% más alto que en los suelos orgánicos, aunque en estos últimos también se encontraron residuos.

Mientras que en un 70% suelos convencionales se detectaron mezclas de hasta 16 residuos por muestra, en los suelos orgánicos solo se encontraron entre tres y cinco residuos distintos. En estas combinaciones, los residuos que se encontraron con más frecuencia y cantidad fueron herbicidas como Glyphosato y Pendimethalin. Las muestras se recogieron entre 2015 y 2018, y, como no se han producido cambios importantes en términos de gestión, son indicativos de la situación actual y probablemente de otras zonas agrícolas de la Unión Europea.

Una vez determinada la presencia de estos cócteles de pesticidas en los suelos agrícolas europeos analizados, sería necesario un mayor conocimiento de los efectos de estas mezclas complejas y acumuladas sobre la salud del suelo, algo sobre lo que hay una laguna importante de información, como remarcan las investigadoreas de Diverfarming Violette Geissen, Esperanza Huerta, Coen Ritsema y Nicolas Beriot en este estudio publicado recientemente.

La salud del suelo, su biodiversidad

El equipo de investigación enfatiza la «necesidad de definir e introducir regulaciones y puntos de referencia sobre cócteles de pesticidas en suelos que sirvan para proteger la salud del suelo, su biodiversidad y la calidad de la producción de los cultivos«.

Además, teniendo en cuenta la persistencia de los residuos incluso en suelos bajo agricultura orgánica, «sería necesario replantearse el tiempo necesario para la transición de agricultura convencional a orgánica, puesto que debería depender de la mezcla de residuos en el suelo y el tiempo que tarden en desaparecer o ser inocuas».

Diverfarming es un proyecto financiado por el Programa Horizonte 2020 de la Comisión Europea, dentro del reto de ‘eguridad alimentaria, agricultura y silvicultura sostenibles, investigación marina, marítima y de aguas interiores y bioeconomía bajo el acuerdo 728003 en el que participan las Universidades Politécnica de Cartagena y Córdoba (España), Tuscia (Italia), Exeter y Portsmouth (Reino Unido), Wageningen (Países Bajos), Trier (Alemania), Pècs (Hungría) y ETH Zúrich (Suiza).

También forman parte del mismo los centros de investigación Consiglio per la ricerca in agricoltura e l’analisi dell’economia agraria (Italia), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas -CSIC- (España) y el Instituto de Recursos Naturales LUKE (Finlandia), la organización agraria Asaja y las empresas Casalasco y Barilla (Italia), Arento, LogísticaDFM e Industrias David (España), Nieuw Bromo Van Tilburg y Ekoboerdeij de Lingehof (Países Bajos), Weingut Dr. Frey (Alemania), Nedel-Market KFT y Gere (Hungría) y Paavolan Kotijuustola y Polven Juustola (Finlandia).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.