“Década para la Restauración de Ecosistemas 2021-2030”

La Asamblea General de las Naciones Unidas declara el período 2021-2030 como Década de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas

La nueva Década de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas es una oportunidad inigualable para crear empleo, mejorar la seguridad alimentaria y abordar el cambio climático

La Década de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas -declarada la semana pasada por la Asamblea General de la ONU- tiene por objeto incrementar a gran escala la restauración de los ecosistemas degradados y destruidos, como medida de probada eficacia para luchar contra el cambio climático y para mejorar la seguridad alimentaria, el suministro de agua y la biodiversidad.

La degradación de los ecosistemas terrestres y marinos socava el bienestar de 3 200 millones de personas y tiene un coste cercano al 10 por ciento del PIB mundial anual en pérdida de especies y servicios ecosistémicos. Existen ecosistemas clave que desaparecen rápidamente y que prestan numerosos servicios esenciales para la alimentación y la agricultura, incluyendo el abastecimiento de agua dulce, la protección contra los riesgos naturales y la provisión de hábitat para especies como peces y polinizadores.

“Nos complace que nuestra idea de una década específica se haya hecho realidad”, aseguró Lina Pohl, Ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador y líder regional en el ámbito de la restauración. “Necesitamos promover –añadió- un programa de restauración enérgico que refuerce la resiliencia, reduzca la vulnerabilidad y aumente la capacidad de los sistemas para adaptarse a las amenazas diarias y a los eventos extremos”.

La restauración de 350 millones de hectáreas de tierras degradadas de aquí a 2030 podría generar 9 billones de dólares EEUU en servicios ecosistémicos y eliminar de la atmósfera entre 13 y 26 gigatoneladas adicionales de gases de efecto invernadero.

“La Década de las Naciones Unidas para la Restauración de los Ecosistemas ayudará a los países en la carrera contra los efectos del cambio climático y la pérdida de biodiversidad”, afirmó por su parte José Graziano da Silva, Director General de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). “Los ecosistemas se están viendo degradados a un ritmo sin precedentes. Nuestros sistemas alimentarios y los medios de vida de muchos millones de personas–añadió- dependen de que todos trabajemos juntos para restaurar unos ecosistemas sanos y sostenibles para el presente y en el futuro”.

“ONU Medio Ambiente y la FAO tienen el honor de liderar la implementación de la Década junto a nuestros socios”, señaló a su vez Joyce Msuya, Directora Ejecutiva en funciones del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. “La degradación de nuestros ecosistemas –advirtió- ha tenido un impacto devastador tanto en las personas como en el medio ambiente. Estamos entusiasmados con el hecho de que el impulso para restaurar nuestro entorno natural ha ido ganando ritmo, porque la naturaleza es nuestra mejor opción para abordar el cambio climático y garantizar el futuro”.

La Década, un llamamiento mundial a la acción, aunará el apoyo político, la investigación científica y la capacidad financiera para ampliar en gran escala la restauración, a partir de iniciativas piloto exitosas hasta abarcar zonas de millones de hectáreas. La investigación demuestra que más de 2 000 millones de ha de paisajes deforestados y degradados en el mundo cuentan con potencial para la restauración.

La Década acelerará los actuales objetivos mundiales de restauración, por ejemplo el Desafío de Bonn, que pretende restaurar 350 millones de ha de ecosistemas degradados para 2030, una superficie casi del tamaño de la India. Actualmente, 57 países, gobiernos subnacionales y organizaciones privadas se han comprometido a restaurar más de 170 millones de hectáreas. Este proyecto se basa en esfuerzos regionales como la Iniciativa 20×20 en América Latina, que busca restaurar 20 millones de ha de tierras degradadas para 2020, y la Iniciativa de Restauración del Paisaje Forestal Africano AFR100, que tiene como objetivo restaurar otros 100 millones de ha de tierras empobrecidas para 2030.

La restauración de los ecosistemas se define como un proceso de invertir la degradación de los ecosistemas -como paisajes, lagos y océanos-, para recuperar su funcionalidad ecológica; en otras palabras: mejorar la productividad y la capacidad de los ecosistemas para satisfacer las necesidades de la sociedad. Esto puede hacerse por ejemplo permitiendo la regeneración natural de ecosistemas sobreexplotados, o plantando árboles y otros tipos de plantas.

La restauración de los ecosistemas es fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), sobre todo los relativos al cambio climático, erradicación de la pobreza, seguridad alimentaria, agua y conservación de la biodiversidad. También es un pilar de las convenciones ambientales internacionales, como la Convención Ramsar sobre los humedales y las Convenciones de Río sobre diversidad biológica, desertificación y cambio climático.

En la actualidad, cerca del 20 por ciento de la superficie cubierta de vegetación del planeta muestra una tendencia decreciente en su productividad, con pérdidas de fertilidad relacionadas con la erosión, el agotamiento y la contaminación por todo el mundo. Para 2050, la degradación y el cambio climático podrían reducir los rendimiento agrícolas en un 10 por ciento a nivel mundial ,y hasta en un 50 por ciento en determinadas regiones.

 

 

mmmmmmmmmmmmmmmmm

 

En un hecho histórico, el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) puso a El Salvador en el mapa mundial. Hoy la ONU adoptó una propuesta que pondrá a la restauración de ecosistemas como tema prioritario en la agenda de 193 países.

 

Este día, durante la celebración de la Asamblea General N° 69  de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York, se adoptó por consenso la “Década de las Naciones Unidas para la Restauración de Ecosistemas  2021-2030”, una iniciativa impulsada por El Salvador.

 

Durante la sesión la ministra de Medio Ambiente salvadoreña, Lina Pohl, pronunció un discurso donde  agradeció en nombre del Gobierno de El Salvador, la oportunidad de introducir la  resolución, que busca establecer un marco de acción para impulsar y dinamizar los acuerdos y compromisos ya existentes, buscando su coordinación y sinergia que se traducirá en una contribución significativa a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030, sin implicaciones presupuestarias y respetando los mandatos existentes de las agencias de las Naciones Unidas.

 

La autoridad ambiental salvadoreña, retomó en su intervención que “los impactos de la degradación de ecosistemas afectan significativamente la biodiversidad, la productividad de la tierra, y la economía de nuestras naciones, especialmente en áreas vulnerables en África, Asia y Latinoamérica”.

La degradación de los ecosistemas, según la funcionaria, conlleva a una pérdida de servicios ecosistémicos críticos que impactan negativamente el bienestar de al menos 3,200 millones de personas en el mundo, incrementando además su vulnerabilidad ante los efectos del cambio climático.

 

Revertir esta realidad es posible a través de las acciones basadas en la naturaleza. La restauración de ecosistemas adoptando un enfoque holístico, puede generar beneficios tangibles que incrementarán la seguridad alimentaria y la seguridad hídrica, contribuirán a la conservación de la biodiversidad, así como, a los esfuerzos de mitigación y adaptación al cambio climático y la reducción del riesgo a los desastres.

 

De acuerdo con la representante salvadoreña, con el establecimiento de la Década permitirá generar un ambiente propicio para facilitar y promover la sensibilización y construcción de conciencia pública sobre la importancia, de contar con ecosistemas funcionales para el bienestar humano, la sostenibilidad económica y el desarrollo sostenible.

 

De igual forma, promoverá y facilitará un mayor involucramiento activo de los actores relevantes en las actividades de restauración, motivando y logrando la plena participación de diferentes actores, como las comunidades locales, la empresa privada, sector púbico, la academia, pueblos indígenas y sociedad en general.

 

La restauración de ecosistemas, promovida a través de esta propuesta de Década de Naciones Unidas, adopta un abordaje de Paisajes multifuncionales – Mosaico de Usos de Suelo Interdependientes – donde las prioridades ecológicas, económicas, sociales y de desarrollo pueden encontrar una convergencia, un balance y una complementariedad, traduciéndose en un instrumento “costo efectivo” para alcanzar las metas y objetivos establecidas por los diferentes Acuerdos multilaterales de Medio Ambiente, con abordajes sinérgicos de la Agendas de Cambio Climático, Biodiversidad, Recursos Hídricos, Lucha contra Degradación de la Tierra y Reducción de Riesgos, y a su vez alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, particularmente el ODS 15 (Vida y Ecosistemas Terrestres); el ODS 2 (Cero hambre/Seguridad Alimentaria, Mejora en la Nutrición y Agricultura Sostenible), ODS 6 (Agua limpia y saneamiento), ODS 12 (Consumo y producción responsable), ODS 13 (Acción para combatir el cambio climático) y SDG 14 (Vida Submarina – Vida en los Océanos y Mares).

 

El apoyo de los 193 países de la ONU fue posible gracias al respaldo del presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, quien presentó esta iniciativa el septuagésimo tercer período ordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en septiembre de 2018, y a todo un trabajo de cabildeo realizado por el representante permanente de El Salvador ante la Organización de las Naciones Unidas, Rubén Escalante, y al especialista en restauración del MARN, Jorge Quezada, que junto a la ministra Pohl, llevaron este tema a todos los espacios de negociación internacional, como las cumbres de cambio climático, biodiversidad, reuniones de ministros y otros espacios de importancia.

 

Pohl agradeció a los 69 países que se pronunciaron como copatrocinadores de esta iniciativa, entre ellos la Unión Europea, los países africanos, los países latinoamericanos, Canadá, Rusia, Uruguay,  a los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) y al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (ONU Medio Ambiente), a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO), y a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza- IUCN por su valioso apoyo técnico y, su compromiso y contribución para la implementación de la presente iniciativa.

 

One Comment

  1. Rosa Lía Largo Hernández. Reply

    Cordial saludo,llevo 17 años restaurando un cerro que ha sufrido varios incendios en Villa de leyva, Boyaca, Colombia esta experiencia me gustaría que la conocieran en muchos países,me he demorado porque he tenido el apoyo de pocas personas y del ente gubernamental nada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.