Agroecología: Trabajando para transformar nuestro sistema alimentario

IFOAM EU  defiende en su nuevo documento de posición sobre agroecología. «Orgánica y agroecología: trabajando para transformar nuestro sistema alimentario»  la necesidad de una transición a la agroecología como la única dirección que debe tomar la próxima estrategia de la Comisión «De la granja a la mesa».

En este nuevo informe , IFOAM EU considera el modelo ecológico y la agroecología con sus sinergias como principios comunes e impulsores de un nuevo modelo de producción y consumo de alimentos fundamentado en conceptos agroecológicos .

Los sistemas alimentarios y agrícolas actuales requieren una transformación fundamental a la luz del surgimiento de nuevos desafíos medioambientales, sanitarios y socioeconómicos cada vez más preocupantes .

La agricultura industrial es en gran parte responsable del agotamiento de los recursos naturales. En términos de impactos ambientales, más de 11 % del paisaje de la UE se ve afectado por la erosión del suelo de moderada a alta. La agricultura también puede afectar de diferentes maneras el adecuado estado químico y el buen estado cuantitativo de las aguas subterráneas y superficiales. La calidad del agua puede verse afectada negativamente por la presencia de residuos de pesticidas, nutrientes de los fertilizantes o sedimentos de la erosión del suelo. En promedio, el 44% de la extracción total de agua en Europa es utilizado para la agricultura.

El aumento de la agricultura intensiva, y el cambio asociado en el uso de la tierra, es un importante impulsor de la pérdida de biodiversidad. Los datos recientes de la biodiversidad de la UE indican que el 60% de las especies y el 77% de los hábitats evaluados están en una condición de conservación desfavorable, donde La agricultura es un factor importante que conduce a la pérdida de biodiversidad, mientras que la disminución de los polinizadores reduce los rendimientos.

Además de esto, el uso intensivo de recursos e insumos sintéticos externos hace que la agricultura contribuya de manera importante a las emisiones de GEI. Se estima que los sectores agrícola y alimentario, desde la fabricación de fertilizantes hasta el envasado de alimentos, son responsables de hasta un tercio de todas las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre a nivel mundial .

Estos impactos empeoran por el hecho de que la pérdida de alimentos y El desperdicio de alimentos alcanza aproximadamente el 20% de los alimentos producidos en la UE, que van de la mano con el despilfarro de recursos como la tierra, el agua y los nutrientes utilizados para producir esos alimentos que se tiran.

El uso intensivo de insumos sintéticos externos en la agricultura también es responsable de las concentraciones de pesticidas en el agua subterránea, la exposición a disruptores endocrinos, el aumento de la resistencia a los antimicrobianos, todo lo cual tiene efectos nocivos para la salud.

En términos de impactos socioeconómicos, el 20% de las granjas reciben el 80% de los subsidios bajo la Política Agrícola Común (PAC). Esto revela un sesgo hacia el apoyo y la extensión de las granjas grandes a expensas de las granjas más pequeñas. De hecho, entre 2003 y 2013, más del 25% de las granjas han desaparecido en la UE.

Hoy en día, una granja deja de existir cada 3 minutos y solo el 11% de las granjas europeas son administradas por agricultores menores de 40 años.

En términos de los impactos relacionados con la salud, una de las principales crisis de este siglo es la deficiencia de micronutrientes, incluido el sobrepeso y la obesidad. De hecho, como resultado de la dieta poco saludable de hoy y de un estilo de vida sedentario, más del 50% de la población de la UE tiene sobrepeso y más del 20% es obeso.

La abundancia de alimentos poco saludables con pocos beneficios nutricionales ha resultado en pobreza nutricional y hambre «oculta», es decir, los consumidores pueden tener suficientes calorías para comer, pero no satisfacen sus necesidades en términos de nutrición .Esta moderna forma de vida es responsable del 49% de la carga de enfermedad cardiovascular; causa principal de muerte en la UE.

El uso intensivo de insumos sintéticos externos no es una solución viable para abordar los problemas ambientales, sanitarios y socioeconómicos actuales que son inherentes al sistema alimentario, de hecho, dado el vínculo claro entre la mayoría de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con la agricultura y la alimentación, debe producirse un cambio en la forma en que pensamos sobre la agricultura para alcanzar los 17 ODS de manera oportuna.

Una transformación del sistema alimentario actual es especialmente necesaria para no alcanzar la pobreza, el hambre cero , el consumo y la producción responsables, la acción climática y la vida en la tierra.

Cada vez hay más consenso de que las prácticas agroecológicas y orgánicas pueden contribuir positivamente al logro de los ODS

descargar el informe: https://www.ifoam-eu.org/sites/default/files/ifoameu_position_paper_agroecology.pdf

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.