Trillar la parva del patriarcado

«Platón, en su teoría de la dualidad, 
afirmaba que la realidad se construye por 
pares opuestos: mujer/hombre, 
naturaleza/ciencia, animal/ser humano, 
privado/público, ciudad/pueblo, pobres/ricos… En este sistema dualista siempre uno de los dos conceptos se legitima por encima del otro, constituyendo un sistema de dominación»

Estábamos en la era y amontonábamos la parva», «pal señorito he trabajao mucho cuando era mozuela» y «después de trillar el trigo al río a por agua y a lavar la ropa con cuatro criaturas». Estas son las frases que mi madre enferma de Alzheimer, sin motivo aparente, te dice una y otra vez. Estas son de las pocas palabras que describen parte de su vida: señorito, parva, era, rio, criaturas…

A partir de estas palabras podríamos construir todo un relato de vida que la sociedad actual pareciera que ha dejado en el olvido.

La era es el lugar donde las personas campesinas trillaban el trigo para segarlo, extenderlo y aventarlo con el viento fresco. «Aventar la parva en la era» es una frase que  pertenece a una agricultura con una base importante de mano de obra que ha ido siendo sustituida progresivamente por maquinaria. A su vez, es oportuno señalar que a aquella mano de obra se le queda más que corto el concepto actual de brecha salarial.

«Señorito» pertenece a una época donde se era consciente de las clases sociales, mientras que en la actualidad, a pesar de que el señorito esté igual de presente o más, si cabe, el concepto parece haberse nublado.

«Ir al rio a por agua y lavar la ropa con cuatro criaturas». Las tareas del hogar se simultaneaban con «las criaturas», con los cuidados de la familia. Las mujeres, a lo largo de toda la historia, hemos tenido varias jornadas entre la laboral y la doméstica.

Cinco décadas después de aquellos momentos que evoca mi madre, el único cambio constatable es el del uso de las palabras, que se van perdiendo en la memoria de las personas mayores, pero el relato sigue siendo el mismo. Las mujeres continuamos siendo el pilar invisibilizado de los cuidados y del mantenimiento de la vida familiar.

En las escuelas se estudia a Platón y su pensamiento dualista, que afirma que la realidad se construye por pares opuestos: mujer/hombre, naturaleza/ciencia, animal/ser humano, privado/público, ciudad/pueblo, pobres/ricos, etc. En este sistema dualista siempre uno de los dos conceptos se legitima por encima del otro, constituyendo un sistema de dominación.

Asumiendo el sistema dualista de Platón, observamos cómo se ha ido reflejando esta dominación a lo largo de la historia. Por poner algunos ejemplos, Aristóteles afirmaba que «a las mujeres, como a los esclavos, hay que enseñarles lo que tienen que hacer». El escritor agronómico romano Columela que, como nos señala la historiadora almeriense Cándida Martínez, mientras criticaba a los terratenientes en las ciudades por poseer la tierra sin ser labradores, decía que «las mujeres nunca pueden permitirse estar ociosas porque, al fin y al cabo, lo que hacen no es trabajo, sino aquello para lo que están dotadas como mujeres, aquello que les da honor como mujeres». Más adelante, un filósofo defensor de la igualdad, la libertad y amante de la naturaleza como Jean Jacques Rousseau afirmaba que «se necesita una mujer en el hogar que se ocupe de todas aquellas tareas que él no podría asumir».

Por otra parte, son varias las autoras ecofeministas que utilizan la metáfora de feminización de la naturaleza y naturalización de la mujer. La doctora en Filosofía Lizbeth Sagols hace una síntesis del pensamiento de Karen Warren: «El patriarcado es un sistema que impone la lógica de la dominación hacia todos los seres que no son fuertes, poderosos ni dominantes, incluida por supuesto la naturaleza».

Teniendo en cuenta que todos los seres humanos sin excepción, en algún momento de nuestras vidas tendremos total dependencia del cuidados de otras personas, nos podemos identificar con esos «seres que no son fuertes» que cita Warren. Mi madre dejo de cuidar para que la cuidaran.

Cuidar es lo que las mujeres han hecho a lo largo de los milenios, cuidar de los suyos y cuidar de la naturaleza, los comienzos de la agricultora son en femenino, las mujeres fueron las primeras agricultoras, en un inicio recolectando frutos para alimentar a su tribu y posteriormente domesticando aquellos para cultivarlos.

Françoise D’Eaubonne, que fue la escritora francesa que acuñó el término ecofeminismo, señalaba que éste «se estructura a partir de una postura ética radical: la autoconstrucción de la mujer a partir de la ampliación de la justicia en un mundo igualitario y unido con la naturaleza».

Atrás quedaron los tiempos donde las personas campesinas se juntaban en la era a trillar la parva. El culto al productivismo desplazó estas prácticas con maquinaria, intensificando los cultivos y desarrollando la técnica para la sobreexplotación agraria. Es entonces cuando las mujeres van siendo expulsadas del sector primario y relegadas en gran medida a las labores domésticas y de cuidado familiar.

Y llegó la revolución verde, prometiendo erradicar el hambre del mundo pero han pasado más de cuarenta años y el hambre del mundo no solo no se ha reducido, sino que ha supuesto la pérdida de millones de pequeñas producciones familiares absorbidas por las grandes explotaciones —los señoritos— y, al mismo tiempo, esa agricultura industrial y globalizada ha causado un enorme impacto ambiental afectando a la biodiversidad, el agotamiento de los suelos, contaminación de las aguas y el consiguiente cambio climático cada vez más presente. Sin embargo, en los últimos años viene resonando la misma cantinela de la salvación a través de la biotecnología. Enaltecen las semillas engendradas por la ciencia de forma transgénica con la excusa de resolver los problemas nutricionales y el hambre en el mundo, pero su objetivo real es controlar las semillas que son la base de la agricultura. Se trata de la misma canción del poder, pero con otro ritmo que nos crea una muy conveniente sordera ante el problema real: la necesidad de reparto de la riqueza y de llevar a cabo cambios estructurales. No es necesario producir más cantidad de alimentos cuando, según la FAO, un tercio de la producción mundial anual, 1.300 millones de toneladas, acaban anualmente en la basura.

Trillar la parva del patriarcado

Ilustración de LaRara

A este desperdicio alimentario tenemos que añadirle el coste del uso de recursos naturales que se requieren para la producción de estos alimentos y la repercusión medioambiental y humana que supone, con el uso abusivo de pesticidas y fertilizantes que envenenan la tierra, los acuíferos y los ríos. Y para rematar, la pérdida de biodiversidad, de la mano del abandono de los agrosistemas locales y su enorme riqueza cultural heredada de generación en generación.

Mientras la comunidad mundial procura alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) utiliza el aceite de palma como biocombustible o la fécula de patata para hacer bolsas biodegradables y continuar el mismo sistema de consumo, menos contaminante para países desarrollados pero sobreexplotando a la naturaleza y a las comunidades agrarias para tranquilizar las conciencias del primer mundo, como nos señalan Laura Villadiego y Nazaret Castro en su libro Carro de combate: consumir es un acto político, donde diseccionan todas las fases del consumo como son la extracción, producción, circulación, consumo y desechos.

En Latinoamérica, las mujeres se están organizando en «los pueblos contra el terricidio» para luchar especialmente en contra de los procesos de extracción y producción, llevadas a cabo bajo unas condiciones de abuso descontrolado de sobreexplotación de los recursos naturales y las personas.

Ante esta situación, las mujeres pueden convertirse en agentes del cambio fundamentales en los ámbitos de la agricultura, el desarrollo rural y la conservación de la naturaleza, porque representan más del 43% de la población activa en la agricultura a nivel mundial.

En un contexto de crisis ambiental, social y civilizatoria, es absolutamente necesario un cambio estructural. Una de las pioneras del ecofeminismo, Rosemary Ruether, ya en 1975 sentenció: «Las mujeres deben ver que no puede haber liberación para ellas, ni solución para la crisis medioambiental dentro de una sociedad cuyas relaciones socioeconómicas, al igual que sus valores subyacentes, se basan en un modelo de dominación».

POR ROSA PINEDA (Hortelana)

Periódico CNT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Cookies settings
Aceptar
No
Polí­tica de privacidad y cookies
Privacy & Cookies policy
Cookie nameActive

Quiénes somos

La dirección de nuestra web es: https://simientedisidente.com. Lo que sigue es la política de privacidad de datos que puedan ofrecerse por quienes interacciones con este sitio.

Tu información de contacto

Simientedisidente.com cumple con la normativa de privacidad de los datos. Al solicitar los boletines, autorizas a la La Delicia de Leer a recabar y tratar automatizadamente en un fichero del que es responsable todos tus datos. En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición de tus datos personales, de conformidad con lo establecido en la Ley 15/1999, de 13 de diciembre sobre Protección de Datos de Carácter Personal. La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados.

Qué datos personales recogemos y por qué los recogemos

Comentarios

Esta web no tiene habilitada la opción de comentarios, pero si la tuviera en algún momento lo que sigue garantiza la privacidad de los datos suministrados para ello: Cuando los visitantes dejan comentarios en la web, recopilamos los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como la dirección IP del visitante y la cadena de agentes de usuario del navegador para ayudar a la detección de spam. Una cadena anónima creada a partir de tu dirección de correo electrónico (también llamada hash) puede ser proporcionada al servicio de Gravatar para ver si la estás usando. La política de privacidad del servicio Gravatar está disponible aquí: https://automattic.com/privacy/. Después de la aprobación de tu comentario, la imagen de tu perfil es visible para el público en el contexto de su comentario.

Medios

Si subes imágenes a la web deberías evitar subir imágenes con datos de ubicación (GPS EXIF) incluidos. Los visitantes de la web pueden descargar y extraer cualquier dato de localización de las imágenes de la web.

Cookies

Si dejas un comentario en nuestro sitio puedes elegir guardar tu nombre, dirección de correo electrónico y web en cookies. Esto es para tu comodidad, para que no tengas que volver a rellenar tus datos cuando dejes otro comentario. Estas cookies tendrán una duración de un año. Si tienes una cuenta y te conectas a este sitio, instalaremos una cookie temporal para determinar si tu navegador acepta cookies. Esta cookie no contiene datos personales y se elimina al cerrar el navegador. Cuando inicias sesión, también instalaremos varias cookies para guardar tu información de inicio de sesión y tus opciones de visualización de pantalla. Las cookies de inicio de sesión duran dos días, y las cookies de opciones de pantalla duran un año. Si seleccionas "Recordarme", tu inicio de sesión perdurará durante dos semanas. Si sales de tu cuenta, las cookies de inicio de sesión se eliminarán. Si editas o publicas un artículo se guardará una cookie adicional en tu navegador. Esta cookie no incluye datos personales y simplemente indica el ID del artículo que acabas de editar. Caduca después de 1 día.

Contenido incrustado de otros sitios web

Los artículos de este sitio pueden incluir contenido incrustado (por ejemplo, vídeos, imágenes, artículos, etc.). El contenido incrustado de otras web se comporta exactamente de la misma manera que si el visitante hubiera visitado la otra web. Estas web pueden recopilar datos sobre ti, utilizar cookies, incrustar un seguimiento adicional de terceros, y supervisar tu interacción con ese contenido incrustado, incluido el seguimiento de tu interacción con el contenido incrustado si tienes una cuenta y estás conectado a esa web.

Plugin de Seguridad

La dirección IP de los visitantes, el ID de los usuarios conectados y el nombre de usuario de los intentos de acceso se registran de manera condicional para comprobar actividad maliciosa y proteger el sitio de tipos específicos de ataques. Ejemplos de condiciones en las que se hace registro son los intentos de acceso, solicitudes de desconexión, solicitudes de URLs sospechosas, cambios en el contenido del sitio y cambios de contraseñas. Esta información se conserva durante 60 días.

Con quién compartimos tus datos

La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados. Este sitio se ha analizado para buscar malware y vulnerabilidades potenciales usando SiteCheck de Sucuri. No enviamos información personal a Sucuri; no obstante, Sucuri podría encontrar información personal publicada públicamente (como la que hay en los comentarios) durante su análisis. Para más detalles, por favor, ve la política de privacidad de Sucuri.

Cuánto tiempo conservamos tus datos

Si dejas un comentario, el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Esto es para que podamos reconocer y aprobar comentarios sucesivos automáticamente en lugar de mantenerlos en una cola de moderación. De los usuarios que se registran en nuestra web (si los hay), también almacenamos la información personal que proporcionan en su perfil de usuario. Todos los usuarios pueden ver, editar o eliminar su información personal en cualquier momento (excepto que no pueden cambiar su nombre de usuario). Los administradores de la web también pueden ver y editar esa información. Los registros de seguridad se conservan 60 días.

Qué derechos tienes sobre tus datos

Si tienes una cuenta o has dejado comentarios en esta web, puedes solicitar recibir un archivo de exportación de los datos personales que tenemos sobre ti, incluyendo cualquier dato que nos hayas proporcionado. También puedes solicitar que eliminemos cualquier dato personal que tengamos sobre ti. Esto no incluye ningún dato que estemos obligados a conservar con fines administrativos, legales o de seguridad.

Dónde enviamos tus datos

Los comentarios de los visitantes puede que los revise un servicio de detección automática de spam. Este sitio es parte de una red de sitios que se protege contra ataques de fuerza bruta distribuidos. Para activar esta protección se comparte la IP de los visitantes que tratan de acceder al sitio con un servicio facilitado por ithemes.com. Para detalles sobre la política de privacidad, por favor, ve la política de privacidad de iThemes.
Save settings
Cookies settings