Peste Porcina Africana: Un futuro cultivado en granjas industriales, una pandemia a la vez

Una oleada de brotes de peste porcina africana ha causado estragos en la producción global de cerdos durante los últimos diez años, con un efecto dominó en toda la industria de la carne. Por fortuna, esta enfermedad del ganado no es una amenaza directa para la salud humana. Pero un cuarto del plantel porcino a nivel global puede ya haber sido eliminado con costos económicos que alcanzan fácilmente los cientos de millones de dólares. Y mientras los pequeños productores son diezmados, los brotes son una ganancia inesperada para las compañías transnacionales de la carne y para las empresas que las abastecen. Una vez más y de manera desvergonzada, aprovechan esta pandemia que ellos mismos ayudaron a propagar, como arma política para consolidar su dominación. Urge entonces un nuevo enfoque para controlar las enfermedades del ganado, que proteja a los pequeños productores, a los consumidores y a los animales, que desmantele la principal fuente y vector del letal patógeno – las granjas industriales de las megacorporaciones de la carne y las cadenas globales de abastecimiento.

Resumen:

  • La pandemia de peste porcina africana (PPA) que está diezmando los planteles de cerdos en Europa Oriental y Asia es producto del sistema globalizado de carne industrial.

  • La gran mayoría de los cerdos que han muerto debido a esta pandemia estaban en granjas industriales. Entre los principales vectores de propagación de la enfermedad se incluyen las plantas procesadoras de carne, el traslado de cerdos vivos y las cadenas de abastecimiento de alimento animal, controladas por las grandes compañías productoras de cerdos.

  • Los brotes se concentran en áreas geográficas donde las pequeñas producciones son rápidamente reemplazadas por grandes explotaciones corporativas productoras de cerdos.

  • Los gobiernos y las grandes compañías productoras de cerdo han definido en conjunto las formas de enfrentar el brote de PPA, unas que protegen a las compañías y penalizan a los pequeños productores.

  • Las grandes empresas productoras de carne están logrando enormes ganancias debido a la pandemia de PPA y la están usando para consolidar su control sobre el abastecimiento global de la carne.

 

La otra pandemia

El 2 de diciembre de 2019, el gobierno danés terminó la construcción de un muro de 72 kilómetros, a lo largo de toda su frontera con Alemania. La muralla, de metro y medio de alto, construida con un costo de 11 millones de euros, tiene por objetivo proteger Dinamarca del temido virus de la peste porcina africana (PPA) al impedir que jabalíes de monte infectados introduzcan la enfermedad al país.

La maniobra fue políticamente costosa, y se diseñó para dar la impresión de que uno de los exportadores más grandes de cerdos de Europa protegía sus granjas del mortal virus que ya mató una cuarta parte de los cerdos del mundo. No hay evidencia de que haya jabalíes infectados con PPA en Alemania. Pero el muro también era una forma de distraer la atención de un riesgo mucho más serio. En realidad, las granjas danesas productoras de cerdo que operan en el exterior están muy contaminadas con PPA y no han sido capaces de mantener sus instalaciones libres de tal enfermedad.

Hace unas cuantas décadas la industria danesa de porcinos se volvió global y hoy las compañías danesas dominan la exportación de cerdos vivos —envían al exterior 15 millones al año. Cerca de la mitad de estos cerdos viajan a Polonia y, de ahí, muchos continúan hacia las megagranjas que compañías danesas, junto con otras agroindustrias, desarrollan agresivamente en los países bálticos y en Europa Oriental, aprovechando las ventajas de contar con menores costos laborales y de producción.

Estas áreas, donde las fincas pequeñas son desplazadas por las granjas industriales, es donde la PPA está causando estragos, incluso en las ultra modernas granjas danesas que afirman tener los máximos niveles de bioseguridad.

Como se documenta en un nuevo informe de GRAIN, la cuarta parte de los casi 800 mil cerdos (de los que se notificó oficialmente su muerte por los brotes de PPA en Europa Oriental entre comienzos de 2016 y mayo de 2019), vivía en granjas industriales de propiedad danesa.

Algunas de estas granjas infectadas estuvieron transportando cerdos a través de las fronteras cuando se detectaron los brotes —como la inmensa granja Idavang en Lituania, que estaba enviando cerdos a los productores por contrato de Polonia, cuando la PPA atacó en 2014.

Las granjas industriales danesas han sucumbido a la peste porcina africana incluso en China, adonde más tarde se expandió la enfermedad.

Una mega granja en Heilongjiang, propiedad de la compañía estatal de inversiones de Dinamarca, mató 73 mil cerdos en 2019, cifra sólo superada por los 95 mil cerdos que fueron sacrificados en un brote ocurrido el mismo año en una megagranja ucraniana propiedad de otros bancos de desarrollo nórdicos.

Para ser justos con los daneses, no son los únicos a los que las cosas les han salido mal. Todas las grandes compañías productoras de porcinos, casi todos los gobiernos e incluso las agencias internacionales más importantes han culpado, erróneamente, a los jabalíes y a los pequeños criadores de cerdos por la crisis de PPA, que ya diezmó a una cuarta parte de la población mundial de cerdos.

Han impulsado amplias campañas de caza contra los jabalíes; sacrifican masivamente a los cerdos sanos de las pequeñas fincas; prohíben incluso el pastoreo de sus cerdos. Estas acciones están devastando a los pequeños criadores y le dan impulso a la carne producida en granjas industriales. Pero son acciones ineficaces para detener la enfermedad. El año pasado fue el peor año en términos de brotes de PPA registrados en Europa y Asia.

Un vez más, los expertos y los ejecutivos no han sido capaces de admitir lo obvio: esta pandemia de PPA es el resultado lógico del actual modo de producción industrializada y global de carne.

La pandemia de gripe aviar de hace diez años ya había disipado el mito de que los animales de monte y los establecimientos domésticos eran responsables de tales enfermedades. Puso en evidencia que las granjas industriales son un caldo de cultivo para nuevos virus y que la expansión de las operaciones de propiedad de las corporaciones, especialmente el comercio globalizado de piensos para animales, es lo que propaga los virus por todo el mundo.

Sin embargo, en lugar de tomar medidas apropiadas para enfrentar este problema estructural, la expansión de la ganadería industrial hacia nuevas áreas en todo el mundo, continúa sin control.

No es coincidencia que la pandemia de PPA esté concentrada en áreas geográficas donde las operaciones de ganadería porcina corporativa están desplazando a los pequeños criadores de cerdos, como en el suroeste de Rusia, el noreste de China y casi todo Vietnam y Rumania. El auge de las granjas industriales en estos sitios, en los últimos diez años, no estuvo acompañada por un aumento de la capacidad para lidiar con la contaminación y con el riesgo de brotes infecciosos. Una vez que la PPA penetró en estos barriles de explosivos virales, estalló la bomba.

La triste ironía es que el colapso de la industria porcina en China a causa de la peste porcina africana, amenace ahora con expandirla aún más, como ocurre en Argentina, donde hay planes de aumentar la producción anual de cerdos, de 6 millones a 100 millones en los próximos ocho años, con tal de satisfacer la demanda proyectada para China.

La mayoría de los cerdos muertos por la pandemia actual de PPA fue criada en granjas industriales. Pero la pena la sufrieron, principalmente, en las pequeñas fincas. Las normes granjas industriales están protegidas por seguros, compensaciones de los gobiernos y subsidios que los ayudan a recuperarse. En realidad, las compañías globales de la carne han obtenido ganancias récord gracias a la brusca alza en los precios de los cerdos provocada por la PPA, e invierten tales ganancias en construir más megagranjas y plantas procesadoras. Los pequeños criadores raramente obtienen algo cuando sus cerdos, sanos o no, son sacrificados y, a raíz de los brotes de PPA, los gobiernos imponen medidas que los penalizan injustamente y vuelven impracticable —y a veces legalmente imposible—, continuar criando cerdos.

Muy pronto éste puede ser el escenario de Rumania, donde la legislación propuesta podría, en efecto, impedir la producción de cerdos en instalaciones pequeñas.

La respuesta oficial frente a la peste porcina africana es expandir una industria de la carne que nos pone a todos bajo el riesgo de más pandemias, mientras se destruyen las bases de una alternativa saludable. El mundo necesita, con desesperación, un enfoque nuevo para lidiar con las enfermedades del ganado, que anteponga los intereses de las personas y los animales a los intereses de las megacorporaciones de la carne.

Fuente: Desinformémonos

Deescargar el informe GRAIN :  Africa Swine Fever ES 01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Cookies settings
Aceptar
No
Polí­tica de privacidad y cookies
Privacy & Cookies policy
Cookie nameActive

Quiénes somos

La dirección de nuestra web es: https://simientedisidente.com. Lo que sigue es la política de privacidad de datos que puedan ofrecerse por quienes interacciones con este sitio.

Tu información de contacto

Simientedisidente.com cumple con la normativa de privacidad de los datos. Al solicitar los boletines, autorizas a la La Delicia de Leer a recabar y tratar automatizadamente en un fichero del que es responsable todos tus datos. En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición de tus datos personales, de conformidad con lo establecido en la Ley 15/1999, de 13 de diciembre sobre Protección de Datos de Carácter Personal. La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados.

Qué datos personales recogemos y por qué los recogemos

Comentarios

Esta web no tiene habilitada la opción de comentarios, pero si la tuviera en algún momento lo que sigue garantiza la privacidad de los datos suministrados para ello: Cuando los visitantes dejan comentarios en la web, recopilamos los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como la dirección IP del visitante y la cadena de agentes de usuario del navegador para ayudar a la detección de spam. Una cadena anónima creada a partir de tu dirección de correo electrónico (también llamada hash) puede ser proporcionada al servicio de Gravatar para ver si la estás usando. La política de privacidad del servicio Gravatar está disponible aquí: https://automattic.com/privacy/. Después de la aprobación de tu comentario, la imagen de tu perfil es visible para el público en el contexto de su comentario.

Medios

Si subes imágenes a la web deberías evitar subir imágenes con datos de ubicación (GPS EXIF) incluidos. Los visitantes de la web pueden descargar y extraer cualquier dato de localización de las imágenes de la web.

Cookies

Si dejas un comentario en nuestro sitio puedes elegir guardar tu nombre, dirección de correo electrónico y web en cookies. Esto es para tu comodidad, para que no tengas que volver a rellenar tus datos cuando dejes otro comentario. Estas cookies tendrán una duración de un año. Si tienes una cuenta y te conectas a este sitio, instalaremos una cookie temporal para determinar si tu navegador acepta cookies. Esta cookie no contiene datos personales y se elimina al cerrar el navegador. Cuando inicias sesión, también instalaremos varias cookies para guardar tu información de inicio de sesión y tus opciones de visualización de pantalla. Las cookies de inicio de sesión duran dos días, y las cookies de opciones de pantalla duran un año. Si seleccionas "Recordarme", tu inicio de sesión perdurará durante dos semanas. Si sales de tu cuenta, las cookies de inicio de sesión se eliminarán. Si editas o publicas un artículo se guardará una cookie adicional en tu navegador. Esta cookie no incluye datos personales y simplemente indica el ID del artículo que acabas de editar. Caduca después de 1 día.

Contenido incrustado de otros sitios web

Los artículos de este sitio pueden incluir contenido incrustado (por ejemplo, vídeos, imágenes, artículos, etc.). El contenido incrustado de otras web se comporta exactamente de la misma manera que si el visitante hubiera visitado la otra web. Estas web pueden recopilar datos sobre ti, utilizar cookies, incrustar un seguimiento adicional de terceros, y supervisar tu interacción con ese contenido incrustado, incluido el seguimiento de tu interacción con el contenido incrustado si tienes una cuenta y estás conectado a esa web.

Plugin de Seguridad

La dirección IP de los visitantes, el ID de los usuarios conectados y el nombre de usuario de los intentos de acceso se registran de manera condicional para comprobar actividad maliciosa y proteger el sitio de tipos específicos de ataques. Ejemplos de condiciones en las que se hace registro son los intentos de acceso, solicitudes de desconexión, solicitudes de URLs sospechosas, cambios en el contenido del sitio y cambios de contraseñas. Esta información se conserva durante 60 días.

Con quién compartimos tus datos

La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados. Este sitio se ha analizado para buscar malware y vulnerabilidades potenciales usando SiteCheck de Sucuri. No enviamos información personal a Sucuri; no obstante, Sucuri podría encontrar información personal publicada públicamente (como la que hay en los comentarios) durante su análisis. Para más detalles, por favor, ve la política de privacidad de Sucuri.

Cuánto tiempo conservamos tus datos

Si dejas un comentario, el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Esto es para que podamos reconocer y aprobar comentarios sucesivos automáticamente en lugar de mantenerlos en una cola de moderación. De los usuarios que se registran en nuestra web (si los hay), también almacenamos la información personal que proporcionan en su perfil de usuario. Todos los usuarios pueden ver, editar o eliminar su información personal en cualquier momento (excepto que no pueden cambiar su nombre de usuario). Los administradores de la web también pueden ver y editar esa información. Los registros de seguridad se conservan 60 días.

Qué derechos tienes sobre tus datos

Si tienes una cuenta o has dejado comentarios en esta web, puedes solicitar recibir un archivo de exportación de los datos personales que tenemos sobre ti, incluyendo cualquier dato que nos hayas proporcionado. También puedes solicitar que eliminemos cualquier dato personal que tengamos sobre ti. Esto no incluye ningún dato que estemos obligados a conservar con fines administrativos, legales o de seguridad.

Dónde enviamos tus datos

Los comentarios de los visitantes puede que los revise un servicio de detección automática de spam. Este sitio es parte de una red de sitios que se protege contra ataques de fuerza bruta distribuidos. Para activar esta protección se comparte la IP de los visitantes que tratan de acceder al sitio con un servicio facilitado por ithemes.com. Para detalles sobre la política de privacidad, por favor, ve la política de privacidad de iThemes.
Save settings
Cookies settings