La Red Trófica del Suelo

La disminución de la productividad de los cultivos debida al agotamiento de los nutrimentos del suelo y la contaminación de éste recurso son dos de los mayores problemas que enfrenta la producción de alimentos. Desde hace más de un siglo se sabe que las plantas y los microorganismos establecen relaciones simbióticas que permiten la productividad del suelo. Sin embargo la forma como esto último se lleva a cabo aún es poco conocida a pesar de la gran cantidad de trabajos que se han publicado en el último cuarto de siglo.

La productividad del suelo se ha concebido como un producto del aporte de energía solar que llega a la planta y ésta la transforma en biomasa a través de la fotosíntesis, lo que coloca a las plantas en la base de las redes tróficas terrestres. En ellas, los microorganismos solo se considera tradicionalmente, como degradadores de la materia orgánica (recicladores), cuya única función es la liberación de los nutrimentos al ambiente de la raíz para hacerlos disponibles a las plantas. Los estudios del los últimos años han conducido a identificar el importantísimo papel que juegan las micorrizas y varios grupos de bacterias en la nutrición de la planta, no solo como facilitadores de la adquisición de fósforo o la fijación de nitrógeno, sino como elementos activos en la protección de las plantas contra patógenos microbianos . Este reconocimiento ha modificado el esquema de la productividad del suelo poniendo a los microorganismos en un papel más relevante para la productividad vegetal, pues la comunidad microbiana de la rizósfera funciona en coordinación con la actividad de las raíces de la planta.

Debajo de la superficie de la tierra hay vida que está en intensa actividad – topos, insectos, lombrices y hasta billones de microorganismos, todos viviendo bajo el suelo. Para darnos una idea, una pequeña cucharada de suelo fértil contiene un billón de bacterias, muchos metros de hifas de hongos invisibles a simple vista, varios miles de protozoarios y algunas decenas de nematodos! Así como ocurre en toda la naturaleza, cada organismo debajo de la tierra posee un rol importante en relación a otros organismos, al crecimiento de las plantas, y al mantenimiento de todo el ecosistema. Utilizamos a La Red Trófica del Suelo, un diagrama que muestra la cadena de relaciones entre los organismos (y cómo se alimentan unos de otros) para indicar la importancia de cada uno, y la relación entre las diferentes variedades que se encuentran en el suelo.

La salud, la diversidad y la interacción de los organismos que se encuentran debajo del suelo está relacionada directamente con la fertilidad y la salud del suelo en el que habitan y por ende de las plantas que crecen en él. Es por ello que aprendiendo sobre la Red Trófica del Suelo nos ayuda a entender más sobre nuestro suelo, reconocer sus cualidades y cómo preservarlas para obtener jardines y cultivos exuberantes año tras año.

La Red Trófica del Suelo

Las plantas son el corazón y el centro de la Red Trófica del Suelo

En la Red Trófica del Suelo, las plantas son el corazón y el centro ya que proveen energía y nutrientes a la vida que se encuentra en sus alrededores, y en retorno los microorganismos que viven en armonía le proveen nutrientes, protección contra enfermedades y plagas, y ayudan a mantener la estructura necesaria para que haya suficiente aire y retención de agua para las raíces de la planta.

A menudo cuando pensamos en las plantas visualizamos su crecimiento sobre la superficie del suelo, creando hojas, flores y frutos; pero sin embargo, debajo de la superficie el crecimiento de las raíces es igual de significativo e intenso. Cuando las plantas realizan la fotosíntesis una gran cantidad de la energía es enviada hacia las raíces donde se expanden buscando agua y nutrientes, y son las plantas mismas las que intervienen en la creación y liberación de estos nutrientes. La energía es liberada directamente en el área del suelo donde están las raíces, también llamado rizósfera, en la forma de carbohidratos (también llamados exudados). Las plantas segregan estos exudados para atraer a quienes se alimentan de ellos – bacterias y hongos benéficos – y a su vez las bacterias y hongos atraen a sus depredadores – nematodos y protozoarios. Tanto los exudados como los organismos que son consumidos por otros son luego excretados en la forma de nutrientes para las plantas. De esta manera bacterias y hongos son comparables con bolsas de fertilizantes que liberan el nitrógeno necesario para el crecimiento de la planta cuando son consumidos por los “liberadores de fertilizante”– los nematodos y los protozoarios.

Ya en un nivel superior de la cadena alimentaria, los artrópodos y otros organismos como las lombrices, larvas de insectos, etc cavan su camino a través del suelo creando espacios y pasajes que son fundamentales para que el aire y el agua llegue a las raíces de las plantas. Durante este proceso cortan materiales en su camino, ayudando y acelerando la descomposición que convierte los fragmentos de materia orgánica en nutrientes. La Red Trófica del Suelo actúa de esta manera, con los organismos más pequeños sirviendo de alimento para los próximos en tamaño y nivel, y cada vez que esto ocurre, dejando detrás un rezago que es fundamental y que sirve de alimento para que las plantas puedan crecer.

Lo más sorprendente de este proceso es que, a través de los exudados, las plantas controlan la cantidad de hongos y bacterias que se van a encontrar allí en el entorno de las raíces de dicha planta y por ende la cantidad de nutrientes que se van a liberar gracias a la interacción con sus depredadores! En los momentos de gran crecimiento vegetativo las plantas segregan más exudados dependiendo de sus necesidades de alimento, y lo que no se libera en el medio estará almacenado en los cuerpos de los microorganismos y la materia orgánica en su entorno. De esta manera los nutrientes nunca se pierden ni se lixivian (filtran) a las capas inferiores, ríos, lagos y océanos, y están disponibles a las plantas cuando ellas lo necesiten.

Los organismos benéficos protegen el suelo y las plantas

Como ocurre en toda la naturaleza, la vida subterránea opera en armonía con el resto de sus integrantes, cada uno aportando un beneficio para todo el conjunto, pero cada tanto algún microorganismo “malo”, un patógeno, aparece para amenazar el equilibrio. Los suelos sanos son capaces de eliminar esta amenaza porque contienen buena cantidad y diversidad de organismos benéficos. Por ser diversa y abundante es que pueden combatir al patógeno, tanto físicamente (selectivamente hay cepas que producen antibióticos contra los patógenos), como también por competencia, evitando que puedan alimentarse y subsistir. Por ser mayoría es que logran eliminar la amenaza al poco tiempo que aparece. De hecho las plantas atraen a los hongos benéficos al entorno de sus raíces para crear una “red protectora” que físicamente previene a patógenos de poder acercarse y atacar. De la misma manera, si un organismo empieza a crecer desmedidamente, otras especies presentes comenzarán a depredarlas y así mantendrán el equilibrio. Así vemos que sorprendente y delicada es la Red Trófica del suelo. Si no cuidamos el suelo, primero las especies más sensibles serán eliminadas, seguido por otras, que no podrán seguir ejerciendo su función de controlar y equilibrar la sanidad del suelo, y el mismo terminará por resultar inhóspito para las plantas.

Peligros para la Red Trófica del Suelo

La vida de las plantas depende de la interrelación entre microorganismos, insectos, aves, y todos los animales que comparten el mismo hábitat. Si eliminamos o drásticamente reducimos, o hasta agregamos especies indebidas podemos romper el equilibrio de esta red trófica. Si por ejemplo usamos un pesticida químico para tratar de controlar un brote de nematodos fitoparásitos, estos químicos no sólo destruirán a los malos, sino que también eliminarán billones de otros organismos esenciales que son fundamentales para las funciones del suelo. El uso excesivo de fertilizantes químicos también produce daños ya que sus nutrientes sintéticos deshidratan a los microorganismos que viven en el suelo y los destruyen. Sin microorganismos, la vida en el suelo no puede sobrevivir, resultando en plantas débiles que son propensas al ataque de enfermedades y plagas y que necesitan de más químicos para poder sobrevivir. Reconstruir una Red Trófica dañada puede llevar años y décadas, y es por eso que es tan importante tener mucho cuidado con lo que aplicamos al suelo y entender las consecuencias.

Fuente: bioterra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Cookies settings
Aceptar
No
Polí­tica de privacidad y cookies
Privacy & Cookies policy
Cookie nameActive

Quiénes somos

La dirección de nuestra web es: https://simientedisidente.com. Lo que sigue es la política de privacidad de datos que puedan ofrecerse por quienes interacciones con este sitio.

Tu información de contacto

Simientedisidente.com cumple con la normativa de privacidad de los datos. Al solicitar los boletines, autorizas a la La Delicia de Leer a recabar y tratar automatizadamente en un fichero del que es responsable todos tus datos. En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición de tus datos personales, de conformidad con lo establecido en la Ley 15/1999, de 13 de diciembre sobre Protección de Datos de Carácter Personal. La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados.

Qué datos personales recogemos y por qué los recogemos

Comentarios

Esta web no tiene habilitada la opción de comentarios, pero si la tuviera en algún momento lo que sigue garantiza la privacidad de los datos suministrados para ello: Cuando los visitantes dejan comentarios en la web, recopilamos los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como la dirección IP del visitante y la cadena de agentes de usuario del navegador para ayudar a la detección de spam. Una cadena anónima creada a partir de tu dirección de correo electrónico (también llamada hash) puede ser proporcionada al servicio de Gravatar para ver si la estás usando. La política de privacidad del servicio Gravatar está disponible aquí: https://automattic.com/privacy/. Después de la aprobación de tu comentario, la imagen de tu perfil es visible para el público en el contexto de su comentario.

Medios

Si subes imágenes a la web deberías evitar subir imágenes con datos de ubicación (GPS EXIF) incluidos. Los visitantes de la web pueden descargar y extraer cualquier dato de localización de las imágenes de la web.

Cookies

Si dejas un comentario en nuestro sitio puedes elegir guardar tu nombre, dirección de correo electrónico y web en cookies. Esto es para tu comodidad, para que no tengas que volver a rellenar tus datos cuando dejes otro comentario. Estas cookies tendrán una duración de un año. Si tienes una cuenta y te conectas a este sitio, instalaremos una cookie temporal para determinar si tu navegador acepta cookies. Esta cookie no contiene datos personales y se elimina al cerrar el navegador. Cuando inicias sesión, también instalaremos varias cookies para guardar tu información de inicio de sesión y tus opciones de visualización de pantalla. Las cookies de inicio de sesión duran dos días, y las cookies de opciones de pantalla duran un año. Si seleccionas "Recordarme", tu inicio de sesión perdurará durante dos semanas. Si sales de tu cuenta, las cookies de inicio de sesión se eliminarán. Si editas o publicas un artículo se guardará una cookie adicional en tu navegador. Esta cookie no incluye datos personales y simplemente indica el ID del artículo que acabas de editar. Caduca después de 1 día.

Contenido incrustado de otros sitios web

Los artículos de este sitio pueden incluir contenido incrustado (por ejemplo, vídeos, imágenes, artículos, etc.). El contenido incrustado de otras web se comporta exactamente de la misma manera que si el visitante hubiera visitado la otra web. Estas web pueden recopilar datos sobre ti, utilizar cookies, incrustar un seguimiento adicional de terceros, y supervisar tu interacción con ese contenido incrustado, incluido el seguimiento de tu interacción con el contenido incrustado si tienes una cuenta y estás conectado a esa web.

Plugin de Seguridad

La dirección IP de los visitantes, el ID de los usuarios conectados y el nombre de usuario de los intentos de acceso se registran de manera condicional para comprobar actividad maliciosa y proteger el sitio de tipos específicos de ataques. Ejemplos de condiciones en las que se hace registro son los intentos de acceso, solicitudes de desconexión, solicitudes de URLs sospechosas, cambios en el contenido del sitio y cambios de contraseñas. Esta información se conserva durante 60 días.

Con quién compartimos tus datos

La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados. Este sitio se ha analizado para buscar malware y vulnerabilidades potenciales usando SiteCheck de Sucuri. No enviamos información personal a Sucuri; no obstante, Sucuri podría encontrar información personal publicada públicamente (como la que hay en los comentarios) durante su análisis. Para más detalles, por favor, ve la política de privacidad de Sucuri.

Cuánto tiempo conservamos tus datos

Si dejas un comentario, el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Esto es para que podamos reconocer y aprobar comentarios sucesivos automáticamente en lugar de mantenerlos en una cola de moderación. De los usuarios que se registran en nuestra web (si los hay), también almacenamos la información personal que proporcionan en su perfil de usuario. Todos los usuarios pueden ver, editar o eliminar su información personal en cualquier momento (excepto que no pueden cambiar su nombre de usuario). Los administradores de la web también pueden ver y editar esa información. Los registros de seguridad se conservan 60 días.

Qué derechos tienes sobre tus datos

Si tienes una cuenta o has dejado comentarios en esta web, puedes solicitar recibir un archivo de exportación de los datos personales que tenemos sobre ti, incluyendo cualquier dato que nos hayas proporcionado. También puedes solicitar que eliminemos cualquier dato personal que tengamos sobre ti. Esto no incluye ningún dato que estemos obligados a conservar con fines administrativos, legales o de seguridad.

Dónde enviamos tus datos

Los comentarios de los visitantes puede que los revise un servicio de detección automática de spam. Este sitio es parte de una red de sitios que se protege contra ataques de fuerza bruta distribuidos. Para activar esta protección se comparte la IP de los visitantes que tratan de acceder al sitio con un servicio facilitado por ithemes.com. Para detalles sobre la política de privacidad, por favor, ve la política de privacidad de iThemes.
Save settings
Cookies settings