Vienen por el agua

«El 8 de diciembre fecha en que la que muchas familias arman el arbolito navideño, comenzó a cotizar en el mercado a futuro de Wall Street un recurso común como el agua. Generaron un título, un activo financiero no para el agua en si misma sino sobre los derechos de su uso que es todavía peor. Los devotos del sistema salieron de inmediato a dar loas y vítores asegurando que es una muy buena noticia ya que puede ser una herramienta de conservación del recurso que permitirá una gestión eficiente del mismo». Por  Marcelo Valko

I Rentable o sustentable

Hoy en día parece que solo existen dos tipos de sistemas económicos, uno de mercado que se autodenomina libre y el otro es un sistema planificado por el Estado llamado socialista, ambos pueden tener variaciones más o menos rígidas. En cambio la historia americana nos demuestra que las culturas andinas se regían por una modalidad económica diferente: la reciprocidad Estado/comunidades. Recuerdo que hace ya muchos años viajando en el viejo tren Juliaca/Cuzco mantuve una conversación con un joven economista mexicano sobre la andenería para cultivos que se aprecian durante el trayecto que representan millones de hora/hombre de trabajo empleados para realizar semejante obra de ingeniería que pese a los siglos de abandono después de la Conquista se mantienen firmes en las laderas de los cerros en una región de actividad sísmica. El economista liberal aseguraba que en la actualidad semejante inversión de fuerza de trabajo para crear esa andenería no sería rentable. Lo confronté asegurando que en aquel momento se pudo y funcionó de modo sustentable y las pruebas las teníamos mirando por la ventanilla del tren y en las mismas crónicas de quienes destruyeron ese mundo y que aun así se maravillaron del sistema incaico que incluso tenían depósitos (colcas) previendo hambrunas por malas cosechas. Obvio el neoliberal retrucó. Se enredó en explicaciones, dio infinidad de vueltas, recurrió a Adam Smith y acabó refugiado en Milton Friedman para terminar diciendo algo como: “si, pero no…”. Entre tanto, la andenería andina que utilizó sabiamente las laderas de las montañas como archipiélagos horizontales, es decir como islas de cultivos determinados de acuerdo a la temperatura requerida, plantando abajo cultivos que necesitaban más calor (maíz) y arriba los que resistían las bajas temperaturas (papas) como si fuera una inmensa góndola de un supermercado vertical continuaba allí desafiando al presumido adlátere de Friedman.

II Oferta y demanda

El actual sistema económico se rige por la mano invisible del mercado y su ley suprema de oferta y demanda. A mayor demanda de un bien el precio se incrementa, a mayor oferta el valor desciende. Y así nos enteramos del contrasentido que productores agropecuarios opten por abandonar parte de su cosecha para que el valor no se desplome algo que hubiera espantado a los andinos. ¿No levantar cosechas? ¿Destruir alimentos? Se trata de un sistema perverso donde no cuenta la sensatez humana sino la tasa la ganancia y eso explica que tantos productores se regocijan por con las malas cosechas de otros y explica las fluctuaciones por ejemplo de la soja o cuando se desata una crisis en el Golfo Pérsico causando inquietud por un posible desabastecimiento de petróleo su valor se incrementa. Es simple. No es necesario cursar un seminario en la Escuela de Chicago con su mentor que fue premiado con el Nobel de Economía…. Tal sistema tiene algunos puntos neurálgicos, verdaderas catedrales del capital como Wall Street o la Bolsa de Tokio donde cotizan distintas acciones (granos, acero, oro etc.) y obvio los papeles de distintas compañías. En EEUU existe una segunda bolsa de valores automatizada y electrónica llamado Nasdaq que establece distintos índices, es decir un valor para los productos. El 8 de diciembre fecha en que la que muchas familias arman el arbolito navideño, comenzó a cotizar en el mercado a futuro de Wall Street un recurso común como el agua. Generaron un título, un activo financiero no para el agua en si misma sino sobre los derechos de su uso que es todavía peor. Los devotos del sistema salieron de inmediato a dar loas y vítores asegurando que es una muy buena noticia ya que puede ser una herramienta de conservación del recurso que permitirá una gestión eficiente del mismo.

III El cambio climático

El efecto invernadero que causa el calentamiento del planeta envía señales inquietantes sobre el aumento del estrés hídrico creado por los mismos que solo tienen anteojeras para traducir los acontecimientos del mundo en el maniqueísmo de oferta y demanda. Son los mismos que festejan el ingreso del agua como título financiero ya que en lugar de percibir un desastre en ciernes ven un campo muy propicio. Algunos ejemplos actuales. El este de Australia experimenta una sequía de la que no se tiene memoria, el avance de la aridez al sur del Sahara sobre la franja del Shael es constante, la desertificación de California se acrecienta al igual que en el sudeste español y con la expansión del límite de desierto de Atacama. La mega sequía que padece Chile la mayor desde que se tienen registros llevó a que el Parlamento discuta una reforma al Código de Aguas para cambiar el modelo de gestión que fue establecida en 1981 por Pinochet. Durante este año 2020 hasta el río Paraná el segundo rio en extensión y caudal de América experimentó una alarmante baja en su nivel. El cambio climático provocó una disminución de precipitaciones en la cuenca superior. La sequía afectó el flujo de los afluentes causando además una contracción de los acuíferos subterráneos y hasta las Cataratas del Iguazú presentaron un panorama desolador. La foto que ilustra esta nota la obtuve en el norte de La Rioja donde las crónicas mencionan extensos bosques de algarrobo… Tengamos en cuenta que ni siquiera tocamos el tema de la contaminación por agroquímicos y que más del 80% de aguas residuales de la actividad doméstica, industrial y comercial regresan al ecosistema sin ningún tratamiento. En definitiva la escasez de agua apta para el consumo humano lleva a que cotice en la Bolsa…

IV Datos alarmantes

De acuerdo a estudios de la ONU, casi dos mil millones de seres humanos habitan en regiones que presentan procesos de desertificación y tienen graves problemas para acceder al agua. Como demuestra lo que ocurre en Sudán, Níger o Chad además de los conflictos regionales millones de personas comienzan a desplazarse para conseguir un mínimo acceso al agua. A su vez el estrés hídrico genera una mayor erosión de los suelos con la consiguiente pérdida de aptitud productiva de la tierra. Todo indica que en los próximos años la situación se agudizará y eso explica los aleteos recientes de los buitres de Wall Street atentos de donde pueden incrementar las tasas de ganancia de las empresas transnacionales a costa de los que menos tienen. El círculo vicioso es una oportunidad de oro para el afán de lucro. En este sistema de oferta y demanda la mano invisible del mercado siempre se las ingenia para que los desamparados subsidien la opulencia del poder.

V Guerra del Agua

Cuando estamos en un supermercado frente a una góndola de agua embotellada, pocos advierten que se trata de una imagen inequívoca de su privatización, este proceso comenzó hace bastantes años, su cotización en Wall Street es una consecuencia obvia. Nos acostumbraron a pagar por agua privatizada. Además y aunque parezca irreal, cuanto más pobre es el país y con mayores problemas de abastecimiento de agua, ese mismo litro embotellado es más caro en Mauritania o Perú que en Bélgica ya que en los países periféricos resulta rentable para las compañías embotelladoras que la distribución de agua potable en la red no sea de buena calidad. Este avance no es de hoy, un ejemplo lo vimos hace veinte años en Bolivia con la llamada Guerra del Agua que estalló inicialmente en Cochabamba debido a la privatización del recurso durante el gobierno del general Hugo Banzer. Además existen disputas incluso dentro de un mismo país como ocurre entre la provincia de Mendoza y La Pampa en Argentina por la apropiación del caudal del rio Atuel en detrimento de los pampeanos. Si en medio de la vorágine informativa alguien logra retener algo recordará que hace un par de décadas comenzaban a escucharse las primeras voces alertando que el “libre mercado” venía por el agua…

Aunque estamos en el mismo planeta que nuestros abuelos las cosas cambiaron bastante. Ninguno de las decenas de miles de hondureños del valle de San Pedro Sula que en un par de semanas padeció dos huracanes consecutivos que devastaron la región con precipitaciones de 750 mm por lo que estuvieron casi 20 días con el agua hasta el techo de sus viviendas podrían creer que dada su escasez el agua comenzó a cotizar en Wall Street en medio de acciones de litio, soja y Disney Chanel. Pero los huracanes Eta y Iota un fenómeno climático inusual son parte del mismo problema. Con la paulatina sustitución de combustibles fósiles invertir en agua un recurso más imprescindible que el petróleo a la larga será más rentable. Los buitres tienen buen olfato. De lo que no cabe duda por más que nos envuelvan con cuentos de todos los colores es que vienen por el agua…

Fuente: Resumen Latinoamericano

nota ;

La semana pasada el mundo despertó con la noticia de que el agua cotizaba en la Bolsa de Wall Street.Las organizaciones integrantes de la Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE) dieron a conocer un comunicado de repudio y preocupación. Lo compartimos .  


El agua es un bien común natural, no una mercancía

Las organizaciones integrantes de la Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE) expresarmos nuestro más profundo repudio y preocupación por el ingreso del agua al mercado de futuros, situación que desde nuestros espacios ha sido anticipada.  

Este “bien natural común público” es fundamental para el sostenimiento de la vida de todas las especies que habitamos este mundo. En un contexto de lógicas y relaciones capitalistas, neoliberales y extractivistas, este anuncio pone en riesgo la disponibilidad del agua y la posibilidad de que sean los pueblos y la ciudadanía en general la que lo disfruten y aprovechen. En efecto, que el agua forme parte del mercado de futuros habla de la intencionalidad de los fondos financieros de administrar este bien común de la misma forma que el petróleo.

¿Para que los fondos inversores desean “conocer el estado de escasez” del agua sino es para proponer políticas públicas internacionales que aseguren el acceso mundial al bien común? Esta simple pregunta es el engranaje que explica la intencionalidad perversa de los mismos actores de siempre de disponer el futuro de los precios del agua que, día tras día, y al mismo ritmo que prolifera el extractivismo como modalidad económica mundial, escasea más.

En este sentido, desde nuestro lugar sostenemos firmemente que la soberanía es de los pueblos, y por lo tanto cada unx de lxs ciudadanxs del mundo es sujeto de este derecho fundamental. Sin embargo, esta penosa eventualidad supone una reversión en materia de derechos humanos y soberanía territorial y de los pueblos. En un mundo donde más del 40% de la población no accede a una red de agua potable, la especulación se vuelve una forma más de dominación sobre las sociedades del globo.

Del mismo modo, comprendemos al agua no como mercancía, sino como un bien natural común y público, reconocido como derecho humano básico. Esto no se negocia bajo ningún punto de vista.

El extractivismo neoliberal no se preocupa por el estado de nuestro planeta, y mucho menos por la sustentabilidad y la vida de las especies. Es por eso que, de una vez, exigimos que los organismos internacionales escuchen lo que las asambleas y organizaciones venimos sosteniendo hace tanto tiempo.

En un pasado anticipamos que las próximas guerras serán por el agua. Hoy estamos frente a la posibilidad de frenar esta avanzada con políticas públicas internacionales de integración, cuidado, socialización y desprivatización del agua.

¡No habrá paz social con estas movidas en los territorios. El agua es de todos/as!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Cookies settings
Aceptar
No
Polí­tica de privacidad y cookies
Privacy & Cookies policy
Cookie nameActive

Quiénes somos

La dirección de nuestra web es: https://simientedisidente.com. Lo que sigue es la política de privacidad de datos que puedan ofrecerse por quienes interacciones con este sitio.

Tu información de contacto

Simientedisidente.com cumple con la normativa de privacidad de los datos. Al solicitar los boletines, autorizas a la La Delicia de Leer a recabar y tratar automatizadamente en un fichero del que es responsable todos tus datos. En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición de tus datos personales, de conformidad con lo establecido en la Ley 15/1999, de 13 de diciembre sobre Protección de Datos de Carácter Personal. La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados.

Qué datos personales recogemos y por qué los recogemos

Comentarios

Esta web no tiene habilitada la opción de comentarios, pero si la tuviera en algún momento lo que sigue garantiza la privacidad de los datos suministrados para ello: Cuando los visitantes dejan comentarios en la web, recopilamos los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como la dirección IP del visitante y la cadena de agentes de usuario del navegador para ayudar a la detección de spam. Una cadena anónima creada a partir de tu dirección de correo electrónico (también llamada hash) puede ser proporcionada al servicio de Gravatar para ver si la estás usando. La política de privacidad del servicio Gravatar está disponible aquí: https://automattic.com/privacy/. Después de la aprobación de tu comentario, la imagen de tu perfil es visible para el público en el contexto de su comentario.

Medios

Si subes imágenes a la web deberías evitar subir imágenes con datos de ubicación (GPS EXIF) incluidos. Los visitantes de la web pueden descargar y extraer cualquier dato de localización de las imágenes de la web.

Cookies

Si dejas un comentario en nuestro sitio puedes elegir guardar tu nombre, dirección de correo electrónico y web en cookies. Esto es para tu comodidad, para que no tengas que volver a rellenar tus datos cuando dejes otro comentario. Estas cookies tendrán una duración de un año. Si tienes una cuenta y te conectas a este sitio, instalaremos una cookie temporal para determinar si tu navegador acepta cookies. Esta cookie no contiene datos personales y se elimina al cerrar el navegador. Cuando inicias sesión, también instalaremos varias cookies para guardar tu información de inicio de sesión y tus opciones de visualización de pantalla. Las cookies de inicio de sesión duran dos días, y las cookies de opciones de pantalla duran un año. Si seleccionas "Recordarme", tu inicio de sesión perdurará durante dos semanas. Si sales de tu cuenta, las cookies de inicio de sesión se eliminarán. Si editas o publicas un artículo se guardará una cookie adicional en tu navegador. Esta cookie no incluye datos personales y simplemente indica el ID del artículo que acabas de editar. Caduca después de 1 día.

Contenido incrustado de otros sitios web

Los artículos de este sitio pueden incluir contenido incrustado (por ejemplo, vídeos, imágenes, artículos, etc.). El contenido incrustado de otras web se comporta exactamente de la misma manera que si el visitante hubiera visitado la otra web. Estas web pueden recopilar datos sobre ti, utilizar cookies, incrustar un seguimiento adicional de terceros, y supervisar tu interacción con ese contenido incrustado, incluido el seguimiento de tu interacción con el contenido incrustado si tienes una cuenta y estás conectado a esa web.

Plugin de Seguridad

La dirección IP de los visitantes, el ID de los usuarios conectados y el nombre de usuario de los intentos de acceso se registran de manera condicional para comprobar actividad maliciosa y proteger el sitio de tipos específicos de ataques. Ejemplos de condiciones en las que se hace registro son los intentos de acceso, solicitudes de desconexión, solicitudes de URLs sospechosas, cambios en el contenido del sitio y cambios de contraseñas. Esta información se conserva durante 60 días.

Con quién compartimos tus datos

La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados. Este sitio se ha analizado para buscar malware y vulnerabilidades potenciales usando SiteCheck de Sucuri. No enviamos información personal a Sucuri; no obstante, Sucuri podría encontrar información personal publicada públicamente (como la que hay en los comentarios) durante su análisis. Para más detalles, por favor, ve la política de privacidad de Sucuri.

Cuánto tiempo conservamos tus datos

Si dejas un comentario, el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Esto es para que podamos reconocer y aprobar comentarios sucesivos automáticamente en lugar de mantenerlos en una cola de moderación. De los usuarios que se registran en nuestra web (si los hay), también almacenamos la información personal que proporcionan en su perfil de usuario. Todos los usuarios pueden ver, editar o eliminar su información personal en cualquier momento (excepto que no pueden cambiar su nombre de usuario). Los administradores de la web también pueden ver y editar esa información. Los registros de seguridad se conservan 60 días.

Qué derechos tienes sobre tus datos

Si tienes una cuenta o has dejado comentarios en esta web, puedes solicitar recibir un archivo de exportación de los datos personales que tenemos sobre ti, incluyendo cualquier dato que nos hayas proporcionado. También puedes solicitar que eliminemos cualquier dato personal que tengamos sobre ti. Esto no incluye ningún dato que estemos obligados a conservar con fines administrativos, legales o de seguridad.

Dónde enviamos tus datos

Los comentarios de los visitantes puede que los revise un servicio de detección automática de spam. Este sitio es parte de una red de sitios que se protege contra ataques de fuerza bruta distribuidos. Para activar esta protección se comparte la IP de los visitantes que tratan de acceder al sitio con un servicio facilitado por ithemes.com. Para detalles sobre la política de privacidad, por favor, ve la política de privacidad de iThemes.
Save settings
Cookies settings