vacas demasiado grandes

¿Te imaginas a centenares de granjeros clamando por que lleguen las vacas flacas? Algo así es lo que ha sucedido en Suiza. New Swiss Cow, un grupo de interés de la industria ganadera, ha lanzado un informe que analiza las flaquezas de su modelo de aprovechamiento. Y lo cierto es que están hartos de sus animales. Necesitan demasiada atención sanitaria, espacio en los establos y comida. Este último punto, que preocupa también a los ganaderos de toda Europa (en el verano más caluroso de todos los tiempos) les ha empujado a defender un tabú: quieren revertir 50 años de selección genética.

Más grande, más rápido. Porque todo lo contrario ha sido el mantra por el que se regía el sector y los ganaderos. Y razón, al menos bajo una mirada superficial, no les faltaba: como economía de escala que es la crianza de animales, cuanto más, mejor. Desde la década de los ’60, las vacas suizas han aumentado hasta los 800 kilos de peso gracias a la mezcla de sus especies autóctonas con sementales estadounidenses. Han ido creciendo 30 centímetros de tamaño cada año durante las últimas décadas hasta convertirse en enormes mastodontes.

Menos es más. La producción láctea anual se ha doblado en este medio siglo hasta los 7.500 litros por vaca. Sin embargo, el trabajo de estos expertos indica que reses de menor tamaño producirían más leche en proporción a su demanda de recursos: un ejemplar de 500 kilos hace la misma leche consumiendo mucho menos. Y además, al ser más ágiles, llegan a zonas más altas del territorio alpino, dando más opciones para la explotación del terreno ganadero.

Gallinas gordas. Ago similar le ocurre a nuestras amigas avícolas. Hemos logrado modificarlas de tal manera que su masa muscular crece a un ritmo demasiado veloz para que sus sistemas cardiovasculares o su estructura ósea pueda resistirlo. Las gallinas hacinadas en pequeños campos de concentración mueren asfixiadas o notan quebrar sus patas por el peso de sus cuerpos, lo que deriva en una gran mortalidad, gasto médico y una alta reposición del producto. Los activistas y ganaderos han discutido ya ampliamente cómo es mejor para todos que crezcan de forma más lenta (a un ritmo diario de 55 gramos) que al que nuestras capacidades permiten (70 gramos).

Y cerdos asmáticos. Lo mismo. Todas estas modificaciones genéticas explotaron entre los años 90 y los 2000. Ahora lidiamos con las consecuencias: por ejemplo, y en el caso de los cerdos, las deficiencias reproductivas y respiratorias tienen un coste estimado de 1.500 millones de euros anuales en pérdida de productividad. De ahí que haya científicos estudiando cómo eliminar las secciones del ADN porcino que provocan estos fallos. Aunque los animales genéticamente modificados están prohibidos en la cadena alimenticia de la Unión Europea, se prevé que nuevas técnicas de desarrollo permitan su llegada a nuestros platos en pocos años.

El tamaño sí importa. Las granjas industriales consumen más cantidad de antibióticos que ningún otro sector, contribuyendo a la progresiva y alarmante inmunización a la que nos estamos sometiendo. Por otro, su alto consumo de recursos ahonda en la carencia de tierra cultivable y reservas o fuentes de agua dulce. Llevamos siglos modificar la evolución de la especie de estos animales, pero en orden de seguir creciendo hay ocasiones en las que, como ahora, vamos a tener que retroceder.

Nueve millones de vacas proceden únicamente de dos toros. Y eso es un problema para la industria

Pocas industrias producen cifras tan asombrosas como la agroalimentaria. La explosión de las explotaciones industriales durante el siglo pasado ha provocado que las poblaciones de pollo, cerdo y vaca se disparen a niveles antaño insospechado. Se calcula que hay más de 22.000 millones de pollos, 700 millones de cerdos y 1.000 millones de vacas. Alcanzar tamaños volúmenes sólo ha sido posible gracias a la ingeniería genética y la mejora de las técnicas reproductivas. Y eso, hoy, es un problema.

9 millones. Un estudio elaborado por un grupo de científicos de la Universidad de Pennsylvania descubrió hace algunos años que más de nueve millones de vacas estadounidenses procedían de apenas dos toros. Los sementales, nacidos en los sesenta, produjeron una línea genética tan estupenda para la producción láctea, un pilar de la industria agroalimentaria mundial, que los ganaderos recurrieron sistemáticamente a su semen. Hasta hoy en día. Eso es un problema. La especie en cuestión, Holstein Friesian, es una de las más cotizadas por los ganaderos por su excelente producción de leche. Cuando a principios de los cuarenta comenzaron a experimentar con la inseminación artificial, seleccionaron a los toros cuyos descendientes generaban más volumen lácteo. La lógica, setenta años después, ha disparado las cifras.

Si una Holstein producía 2.400 litros en los cincuenta, hoy supera los 10.400 (las más dotadas llegan a los 35.000). Ni que decir tiene que esto es muy rentable. Se produce más para una demanda creciente con el mismo número de cabezas.

Límites. ¿A qué precio? Al de la supervivencia de la especie. Las Holstein son una gigantesca familia Habsburgo cuya supervivencia a largo plazo es cada vez más incierta. La diversidad genética es importante porque permite la adaptabilidad al medio (cuestión crucial en pleno cambio climático) y asegura que la especie evolucione. La fertilidad, por ejemplo, lleva décadas en barrena. Si las tasas de embarazo en los ’60 superaban el 40%, hoy han caído al 24%.

Endogamia. La elevada endogamia es un problema común a la industria, desde Eslovaquia hasta Sudáfrica. Las técnicas industriales tienen la culpa. Las grandes explotaciones priorizan vacas muy eficientes, como la Holstein, sobre especies locales de mayor diversidad genética y menor volumen. Sucede que son estas las más adaptables a las condiciones de cada región, y las que más éxito, por siglos de evolución genética, pueden tener en sus climas y entornos de origen.

Son más resistentes, y parte de su cualidad reside en su variedad genética. Pero están en recesión.

Similitud. Las Holstein estadounidenses tienen un coeficiente de relación (grado de endogamia) elevadísimo: una cría recibe copias idénticas de 8% de los genes de su madre (si un toro procreara con su hija, por ejemplo, llegaría al 25%). ¿Y qué pasa si una enfermedad afecta a esa línea genética concreta? Que un altísimo porcentaje de la población estaría en peligro. La gallina de los huevos de oro de la industria es su propio talón de aquiles. Quizá no a corto plazo, pero sí a largo.

Ejemplos. El incentivo inmediato de los ganaderos es obvio: si el semen de un toro concreto resulta en vacas más productivas, ¿por qué no utilizarlo? Hasta principios de los noventa, las Holstein estadounidenses tenían un tercer antecesor. Sin embargo, sus descendientes comenzaron a mostrar malformaciones congénitas y enfermedades, fruto de sus genes recesivos. Pero esto sólo sucedió varias generaciones después.

El sector, como es lógico, desechó el semen de aquel toro inmediatamente.

Soluciones. La Unión Europea cuenta con programas que incentivan el mantenimiento de la diversidad genética y el cuidado de las especies locales históricas. Otros científicos están promoviendo un repositorio genético de numerosas variedades autóctonas, capaces de sostener a poblaciones futuras hoy en peligro. Es un reto enorme para la industria, porque obliga a cuadrar un círculo (leche barata vs. poblaciones diversas) complejo. Pero necesario si se quiere evitar el destino de los Austrias.

Fuente:  Magnet

Autor@s: Esther Miguel Trula   y  Mohorte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Cookies settings
Aceptar
No
Polí­tica de privacidad y cookies
Privacy & Cookies policy
Cookie nameActive

Quiénes somos

La dirección de nuestra web es: https://simientedisidente.com. Lo que sigue es la política de privacidad de datos que puedan ofrecerse por quienes interacciones con este sitio.

Tu información de contacto

Simientedisidente.com cumple con la normativa de privacidad de los datos. Al solicitar los boletines, autorizas a la La Delicia de Leer a recabar y tratar automatizadamente en un fichero del que es responsable todos tus datos. En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición de tus datos personales, de conformidad con lo establecido en la Ley 15/1999, de 13 de diciembre sobre Protección de Datos de Carácter Personal. La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados.

Qué datos personales recogemos y por qué los recogemos

Comentarios

Esta web no tiene habilitada la opción de comentarios, pero si la tuviera en algún momento lo que sigue garantiza la privacidad de los datos suministrados para ello: Cuando los visitantes dejan comentarios en la web, recopilamos los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como la dirección IP del visitante y la cadena de agentes de usuario del navegador para ayudar a la detección de spam. Una cadena anónima creada a partir de tu dirección de correo electrónico (también llamada hash) puede ser proporcionada al servicio de Gravatar para ver si la estás usando. La política de privacidad del servicio Gravatar está disponible aquí: https://automattic.com/privacy/. Después de la aprobación de tu comentario, la imagen de tu perfil es visible para el público en el contexto de su comentario.

Medios

Si subes imágenes a la web deberías evitar subir imágenes con datos de ubicación (GPS EXIF) incluidos. Los visitantes de la web pueden descargar y extraer cualquier dato de localización de las imágenes de la web.

Cookies

Si dejas un comentario en nuestro sitio puedes elegir guardar tu nombre, dirección de correo electrónico y web en cookies. Esto es para tu comodidad, para que no tengas que volver a rellenar tus datos cuando dejes otro comentario. Estas cookies tendrán una duración de un año. Si tienes una cuenta y te conectas a este sitio, instalaremos una cookie temporal para determinar si tu navegador acepta cookies. Esta cookie no contiene datos personales y se elimina al cerrar el navegador. Cuando inicias sesión, también instalaremos varias cookies para guardar tu información de inicio de sesión y tus opciones de visualización de pantalla. Las cookies de inicio de sesión duran dos días, y las cookies de opciones de pantalla duran un año. Si seleccionas "Recordarme", tu inicio de sesión perdurará durante dos semanas. Si sales de tu cuenta, las cookies de inicio de sesión se eliminarán. Si editas o publicas un artículo se guardará una cookie adicional en tu navegador. Esta cookie no incluye datos personales y simplemente indica el ID del artículo que acabas de editar. Caduca después de 1 día.

Contenido incrustado de otros sitios web

Los artículos de este sitio pueden incluir contenido incrustado (por ejemplo, vídeos, imágenes, artículos, etc.). El contenido incrustado de otras web se comporta exactamente de la misma manera que si el visitante hubiera visitado la otra web. Estas web pueden recopilar datos sobre ti, utilizar cookies, incrustar un seguimiento adicional de terceros, y supervisar tu interacción con ese contenido incrustado, incluido el seguimiento de tu interacción con el contenido incrustado si tienes una cuenta y estás conectado a esa web.

Plugin de Seguridad

La dirección IP de los visitantes, el ID de los usuarios conectados y el nombre de usuario de los intentos de acceso se registran de manera condicional para comprobar actividad maliciosa y proteger el sitio de tipos específicos de ataques. Ejemplos de condiciones en las que se hace registro son los intentos de acceso, solicitudes de desconexión, solicitudes de URLs sospechosas, cambios en el contenido del sitio y cambios de contraseñas. Esta información se conserva durante 60 días.

Con quién compartimos tus datos

La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados. Este sitio se ha analizado para buscar malware y vulnerabilidades potenciales usando SiteCheck de Sucuri. No enviamos información personal a Sucuri; no obstante, Sucuri podría encontrar información personal publicada públicamente (como la que hay en los comentarios) durante su análisis. Para más detalles, por favor, ve la política de privacidad de Sucuri.

Cuánto tiempo conservamos tus datos

Si dejas un comentario, el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Esto es para que podamos reconocer y aprobar comentarios sucesivos automáticamente en lugar de mantenerlos en una cola de moderación. De los usuarios que se registran en nuestra web (si los hay), también almacenamos la información personal que proporcionan en su perfil de usuario. Todos los usuarios pueden ver, editar o eliminar su información personal en cualquier momento (excepto que no pueden cambiar su nombre de usuario). Los administradores de la web también pueden ver y editar esa información. Los registros de seguridad se conservan 60 días.

Qué derechos tienes sobre tus datos

Si tienes una cuenta o has dejado comentarios en esta web, puedes solicitar recibir un archivo de exportación de los datos personales que tenemos sobre ti, incluyendo cualquier dato que nos hayas proporcionado. También puedes solicitar que eliminemos cualquier dato personal que tengamos sobre ti. Esto no incluye ningún dato que estemos obligados a conservar con fines administrativos, legales o de seguridad.

Dónde enviamos tus datos

Los comentarios de los visitantes puede que los revise un servicio de detección automática de spam. Este sitio es parte de una red de sitios que se protege contra ataques de fuerza bruta distribuidos. Para activar esta protección se comparte la IP de los visitantes que tratan de acceder al sitio con un servicio facilitado por ithemes.com. Para detalles sobre la política de privacidad, por favor, ve la política de privacidad de iThemes.
Save settings
Cookies settings