Los estragos de la quinoa

. Hace veinte años, el ochenta por ciento de la producción de este grano estaba en manos campesinas. Hoy, el agronegocio controla casi ese mismo porcentaje

. El cultivo excesivo de quinoa, el ‘superalimento’ de moda en occidente, ha originado graves crisis agrarias en países productores como Bolivia o Perú.

Para un occidental sería embarazoso identificar la planta de la quinoa. De aspecto similar a la lavanda, recia como el trigo castellano, sus cogollos van modificando su tonalidad en función del ciclo vital: el verde de sus inicios deja paso al anaranjado para tornarse después rojo intenso y finalmente lila, casi nazareno.

Pese a que es uno de los pilares alimenticios de la población andina (bolivianos, peruanos, ecuatorianos y chilenos) desde hace más de cinco mil años, hubo que esperar a la década de los setenta de pasado siglo para que se comenzase a exportar, dirigida a consumidores vegetarianos de los países occidentales. Por entonces, era casi un capricho. Hoy es día es una moda. La quinoa ya no sólo se adquiere en herbolarios o tiendas especializadas, sino que se encuentra en las grandes superficies. Es una tendencia alimentaria en alza en los países ricos, por decirlo en términos de mercado. En España se consumen cientos de toneladas de quinoa al año. No en vano, se la conoce como el ‘grano de oro’ o ‘superalimento’, debido a que contiene muchas más proteínas y grasas que los cereales y a que posee un gran contenido de fibra y mineral (potasio, magnesio, calcio, fósforo, hierro y zinc).

Bolivia es el mayor productor de quinoa del mundo. Abastece el 55% del mercado mundial, seguida de Perú (43%) y Ecuador (ya con una distancia enorme, 0,9%). Los campesinos bolivianos combatían con quinoa el hambre (la de Bolivia es la segunda peor tasa de desnutrición crónica de Latinoamérica y el Caribe, después de la de Honduras). La demanda de esta semilla, que parecía poder convertirse en una bujía capaz de procurar progreso y prosperidad, se tornó en una pesadilla. Lo que para las empresas de agroalimentación resulta un filón continuo, ha empobrecido aún más a los que la cultivan.

En los últimos seis años, el precio de la quinoa se ha triplicado, y el aumento de la superficie cultivada (que ha pasado de las 48.897 hectáreas en 2007 a las más de ochenta mil en 2016, según datos de la FAO) ha provocado desplazamientos y socavado la agricultura familiar campesina, dedicada a la subsistencia. Lo que pudo ser una solución al hambre ha devenido en un problema político y de mercado. Hace veinte años, el ochenta por ciento de la producción de este grano estaba en manos campesinas. Hoy, el agronegocio controla casi ese mismo porcentaje. Como suele ocurrir, quienes producen no ganan casi nada y los beneficios los recaban los intermediarios. Los desfavorecidos ya no la comen porque no pueden pagarla, así que se alimentan de tubérculos (chuño, papa, tunta o caya), cebada y maíz.

En 2013 –Año Internacional de la Quinoa, declarado por la ONU en reconocimiento a los pueblos andinos–, todo el mundo quería consumirla, así que su precio se volvió astronómico, llegando a alcanzar los nueve mil euros por tonelada, sesenta veces más que el trigo, cuando antes del ‘boom’ se pagaba a un tercio de esa cantidad.

En Bolivia, su cultivo seguía siendo ecológico y se hacía a mano. Salinas de Garci Mendoza, junto al enorme desierto de sal de Uyuni, era «la capital mundial de la quinoa», tal y como resalta Javier Vargas, una activista boliviano medioambiental. Se desconoce por qué la quinoa de esta región tiene las mayores propiedades de todas. Acaso por la altitud. O por la tierra volcánica. O por su cercanía al desierto de sal.

Mientras, Perú vio una oportunidad única de futuro y se volcó en la producción a gran escala hasta producir siete mil kilos por hectárea, según  explica Juan Vaccari, director del Instituto del Desarrollo y Medio Ambiente de Perú. Entre 2012 y 2014, las exportaciones de quinoa a Estados Unidos y Europa aumentaron un 260%, y los peruanos «comenzaron a realizar producciones intensivas con pesticidas, obteniendo tres cosechas anuales», explica Vaccari. Quinoa de peor calidad pero en cantidades ingentes para satisfacer la voracidad foránea. «Sus exportaciones crecieron un 300% en apenas dos años, superando a Bolivia como productor», matiza Vargas.

La caída del señorío de la quinoa

Por entonces, era tal el volumen de negocio que miles de bolivianos y peruanos inmigrantes regresaron a sus países de origen del mismo modo que salieron de ellos en busca de un futuro más halagüeño.

Pero no fue así. En 2015, alrededor de doscientas toneladas de quinoa peruana fueron rechazadas en la aduana norteamericana por la presencia de plaguicidas. Lo terrible es que ese abastecimiento se destinó al consumo nacional peruano. Comenzó una caída brutal del precio de la quinoa. «Por miedo a la depreciación, enormes partidas terminaron siendo pasto del fuego», nos explica Vargas. Los depredadores hicieron su agosto comprando enormes cantidades a los campesinos a precio de miseria. Mientras, muchas familias se arruinaron al haberse endeudado para cultivar quinoa, convencidos de que harían dinero.

Junto a la depreciación del grano, la política de la FAO emprendida en 2013 para extender el cultivo de la quinoa en 27 países –entre ellos Argelia, Iraq, Irán, Kenya o Sudán del Sur–, no ayudaba a los productores más humildes de Bolivia y Perú. Además, fueron otros muchos los que se apuntaron a la novedad de la quinoa. España, por ejemplo.

Ya en el siglo XVI, el cronista peruano Inca Garcilaso de la Vega habla sobre la que pudo ser la primera partida de quinoa importada a España aunque, según nos dice, el producto «llegó muerto», por lo que no se pudo cultivar. Hoy en día, el grupo Algosur, ubicado en Los Palacios y Villafranca (Sevilla), y Alsur, en la localidad malagueña de Antequera, cultivan más de dos mil hectáreas de quinoa. La malacitana pasa por ser una de las más grandes del mundo, con capacidad en sus silos para albergar tres mil toneladas.

Quienes se acercasen a la última cita de Madrid Fusión, cumbre internacional de la gastronomía, observarían que la quinoa estaba presente en muchas de las propuestas que allí se expusieron, lo que da buena muestra de la importancia que ha adquirido dentro de la cocina occidental. Mientras, los campesinos bolivianos, poseedores históricos de esta semilla, tratan de crear un sello de certificación made in Bolivia que reconozca las propiedades únicas del cultivo de quinoa de aquellas tierras.

Fuente: https://ethic.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Cookies settings
Aceptar
No
Polí­tica de privacidad y cookies
Privacy & Cookies policy
Cookie nameActive

Quiénes somos

La dirección de nuestra web es: https://simientedisidente.com. Lo que sigue es la política de privacidad de datos que puedan ofrecerse por quienes interacciones con este sitio.

Tu información de contacto

Simientedisidente.com cumple con la normativa de privacidad de los datos. Al solicitar los boletines, autorizas a la La Delicia de Leer a recabar y tratar automatizadamente en un fichero del que es responsable todos tus datos. En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición de tus datos personales, de conformidad con lo establecido en la Ley 15/1999, de 13 de diciembre sobre Protección de Datos de Carácter Personal. La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados.

Qué datos personales recogemos y por qué los recogemos

Comentarios

Esta web no tiene habilitada la opción de comentarios, pero si la tuviera en algún momento lo que sigue garantiza la privacidad de los datos suministrados para ello: Cuando los visitantes dejan comentarios en la web, recopilamos los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como la dirección IP del visitante y la cadena de agentes de usuario del navegador para ayudar a la detección de spam. Una cadena anónima creada a partir de tu dirección de correo electrónico (también llamada hash) puede ser proporcionada al servicio de Gravatar para ver si la estás usando. La política de privacidad del servicio Gravatar está disponible aquí: https://automattic.com/privacy/. Después de la aprobación de tu comentario, la imagen de tu perfil es visible para el público en el contexto de su comentario.

Medios

Si subes imágenes a la web deberías evitar subir imágenes con datos de ubicación (GPS EXIF) incluidos. Los visitantes de la web pueden descargar y extraer cualquier dato de localización de las imágenes de la web.

Cookies

Si dejas un comentario en nuestro sitio puedes elegir guardar tu nombre, dirección de correo electrónico y web en cookies. Esto es para tu comodidad, para que no tengas que volver a rellenar tus datos cuando dejes otro comentario. Estas cookies tendrán una duración de un año. Si tienes una cuenta y te conectas a este sitio, instalaremos una cookie temporal para determinar si tu navegador acepta cookies. Esta cookie no contiene datos personales y se elimina al cerrar el navegador. Cuando inicias sesión, también instalaremos varias cookies para guardar tu información de inicio de sesión y tus opciones de visualización de pantalla. Las cookies de inicio de sesión duran dos días, y las cookies de opciones de pantalla duran un año. Si seleccionas "Recordarme", tu inicio de sesión perdurará durante dos semanas. Si sales de tu cuenta, las cookies de inicio de sesión se eliminarán. Si editas o publicas un artículo se guardará una cookie adicional en tu navegador. Esta cookie no incluye datos personales y simplemente indica el ID del artículo que acabas de editar. Caduca después de 1 día.

Contenido incrustado de otros sitios web

Los artículos de este sitio pueden incluir contenido incrustado (por ejemplo, vídeos, imágenes, artículos, etc.). El contenido incrustado de otras web se comporta exactamente de la misma manera que si el visitante hubiera visitado la otra web. Estas web pueden recopilar datos sobre ti, utilizar cookies, incrustar un seguimiento adicional de terceros, y supervisar tu interacción con ese contenido incrustado, incluido el seguimiento de tu interacción con el contenido incrustado si tienes una cuenta y estás conectado a esa web.

Plugin de Seguridad

La dirección IP de los visitantes, el ID de los usuarios conectados y el nombre de usuario de los intentos de acceso se registran de manera condicional para comprobar actividad maliciosa y proteger el sitio de tipos específicos de ataques. Ejemplos de condiciones en las que se hace registro son los intentos de acceso, solicitudes de desconexión, solicitudes de URLs sospechosas, cambios en el contenido del sitio y cambios de contraseñas. Esta información se conserva durante 60 días.

Con quién compartimos tus datos

La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados. Este sitio se ha analizado para buscar malware y vulnerabilidades potenciales usando SiteCheck de Sucuri. No enviamos información personal a Sucuri; no obstante, Sucuri podría encontrar información personal publicada públicamente (como la que hay en los comentarios) durante su análisis. Para más detalles, por favor, ve la política de privacidad de Sucuri.

Cuánto tiempo conservamos tus datos

Si dejas un comentario, el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Esto es para que podamos reconocer y aprobar comentarios sucesivos automáticamente en lugar de mantenerlos en una cola de moderación. De los usuarios que se registran en nuestra web (si los hay), también almacenamos la información personal que proporcionan en su perfil de usuario. Todos los usuarios pueden ver, editar o eliminar su información personal en cualquier momento (excepto que no pueden cambiar su nombre de usuario). Los administradores de la web también pueden ver y editar esa información. Los registros de seguridad se conservan 60 días.

Qué derechos tienes sobre tus datos

Si tienes una cuenta o has dejado comentarios en esta web, puedes solicitar recibir un archivo de exportación de los datos personales que tenemos sobre ti, incluyendo cualquier dato que nos hayas proporcionado. También puedes solicitar que eliminemos cualquier dato personal que tengamos sobre ti. Esto no incluye ningún dato que estemos obligados a conservar con fines administrativos, legales o de seguridad.

Dónde enviamos tus datos

Los comentarios de los visitantes puede que los revise un servicio de detección automática de spam. Este sitio es parte de una red de sitios que se protege contra ataques de fuerza bruta distribuidos. Para activar esta protección se comparte la IP de los visitantes que tratan de acceder al sitio con un servicio facilitado por ithemes.com. Para detalles sobre la política de privacidad, por favor, ve la política de privacidad de iThemes.
Save settings
Cookies settings