El futuro de la biodiversidad pasa por la cesta de la compra

¿Son incompatibles la producción agrícola y el mantenimiento de la biodiversidad?

La cesta de la compra de una familia de Ohio (Estados Unidos) afecta a la biodiversidad de la península ibérica. La afirmación, tan genérica como desconcertante, va más allá del efecto mariposa y condensa la importancia del consumo y de la exportación de productos en la salud del planeta y de las especies que lo habitan. El biólogo Edwar Osborne Wilson, a quien se atribuye el término “biodiversidad”, lo resume de manera sencilla: serían necesarios los recursos de cuatro Tierras para que toda la población del mundo pudiera alcanzar los niveles estadounidenses.

Una publicación de la revista científica Nature Ecology & Evolution vincula los hábitos de consumo con la vida silvestre, sirviéndose de herramientas de big data. A través de una serie de mapas, sus autores determinan que existen 6.803 especies de animales vulnerables por las costumbres humanas. “Localizar puntos críticos impulsados por el consumo de bienes y servicios puede ayudar a conectar a conservacionistas, consumidores, empresas y gobiernos, con el fin de mejorar las acciones de conservación”, explican.

España y Portugal aparecen coloreados en morado en este estudio. La tonalidad alerta así de la presencia de peces y pájaros en peligro de extinción. “Podemos ver muchas amenazas de especies de aves vinculadas a una agricultura cada vez más industrializada. Asimismo, España exporta muchos productos agrícolas a Estados Unidos, incluyendo verduras encurtidas, nueces, mermeladas y conservas”, detalla uno de los autores de la investigación, el japonés Keiichiro Kanemoto, que citando un estudio de SEO/BirdLife cifra en 64 millones la pérdida de aves en los últimos 20 años en el Estado español. “La intensificación agraria traducida en la eliminación de lindes, la generalización de los monocultivos o la extensión del uso de numerosos productos fitosanitarios, entre otros factores, podrían estar detrás de esta progresiva desaparición de aves agrarias que también afecta a otras especies”, subraya Juan Carlos del Moral, miembro de esta organización.

Abejas y polinización

El futuro de la biodiversidad pasa por la cesta de la compra

Que la forma de vida humana afecta al resto de variedades del planeta y a la pérdida de biodiversidad resulta evidente a tenor de los estudios. La alarmante disminución del número de abejas, fundamentales para la vida, es el paradigma de ello. Sin estos insectos es complicado que haya polinización de plantas y, a su vez, es el modo de cultivar lo que está acabando con ellas. Tres datos de Greenpeace esbozan la problemática: el 75% de los alimentos que consumimos depende de la polinización; el 37% de las poblaciones de abejas en Europa están en declive; y, solo para la agricultura española, el valor económico de la labor de polinización de estos insectos es de más de 2,4 millones de euros.

Puestas las cifras boca arriba, ¿por qué están desapareciendo las abejas? Entre otras razones, el dedo acusador apunta a la agricultura industrializada, que suele implicar monocultivos (menor disponibilidad y diversidad de alimento para estos insectos) y plaguicidas. De hecho, recientemente la Unión Europea ha prohibido el uso de tres insecticidas relacionados con el declive de estos animales, según diversos estudios. Por otro lado, la agricultura industrializada suele ocupar también cada vez mayores extensiones: la expansión de territorios agrícolas ha sido mayor desde la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad que durante los siglos XVIII y XIX, lo que implica la desaparición de superficies boscosas. Aproximadamente, el 24% de la superficie terrestre del planeta está cubierta por cultivos.

“La agricultura global habría superado ya un punto de inflexión amenazante, pasando de ser una causa menor de degradación ambiental hace tan solo 35 años, a constituir la causa más importante de la desaparición y fragmentación de hábitats y de la consecuente pérdida de bosques y biodiversidad”, han escrito Marcelo Cabido y Marcelo Zak, investigadores argentinos e integrantes del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC).

El papel de la agricultura

Y aquí se abre el campo de las preguntas y los matices, de las propuestas y las alternativas. “La agricultura no es enemiga de la biodiversidad. Pero sí una forma intensiva e industrializada de cultivar plantas. Y esto se aplica en general a muchas actividades humanas, ya que lo mismo se puede decir de plantaciones forestales que se hacen con el único fin de producir alimentos o productos directos como la madera”, explica a este medio el doctor en Ciencias Biológicas e investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Fernando Valladares. Una afirmación avalada por la FAO desde 1996, cuando apuntó que la causa principal de la erosión genética, es decir, de la pérdida de biodiversidad, es la sustitución de variedades autóctonas por otras de origen industrial debido al desarrollo de la agricultura industrial y mercantil.

Antes que enemiga, la agricultura incluso fomenta, en muy diferentes ocasiones, una mayor biodiversidad. “La tradicional ha dado lugar a muchas variedades de especies vegetales y ha generado nuevas interacciones entre animales y plantas, lo cual es en sí mismo otra forma de biodiversidad y genera, a su vez, novedades evolutivas que también incrementan la biodiversidad. Algunas de las zonas más biodiversas del planeta, como la cuenca mediterránea, han sido cultivadas durante milenios y se han generado interesantes sinergias entre zonas más gestionadas y otras más naturales que han favorecido la conservación de estos altos niveles de biodiversidad”, comenta Valladares.

Una tesis cercana es la que defienden Isabel Vara-Sánchez y Mª Carmen Cuéllar, del Instituto de Sociología y Estudios Campesinos de la Universidad de Córdoba, quienes hablan de “biodiversidad cultivada”, que es la que se da en los sistemas agrarios. “Son la mano y los conocimientos de las personas que manejan y diseñan esos espacios los que generan esa diversidad. Cuando hablamos de ‘biodiversidad cultivada’, decimos que la dimensión cultural humana va de la mano”, añade Cuéllar a esglobal.

El debate, por tanto, se sumerge en ver y decidir qué tipo de agricultura se practica, dado que la crianza del campo no siempre implica una misma filosofía y manejo. Para Valladares se precisa una amigable con el medio ambiente, que respete la flora y fauna nativas de los lugares donde se realiza, con un uso mínimo y racional de agroquímicos y de recursos clave como el agua y el suelo fértil, y que se apoye y favorezca la economía local. Para este experto, así sería compatible con la conservación. Por su parte, Mª Carmen Cuéllar apuesta por la “diversificación productiva”.

España es el país de la Unión Europea con mayor superficie dedicada a cultivos ecológicos, más de dos millones de hectáreas, según el Eurostat. Aunque es Austria el primero en porcentaje -21% frente al 10% de España-, debido en parte a una apuesta estratégica del Gobierno desde hace años. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible también caminan en esta dirección de cambio al reconocer la necesidad de transformar los sistemas alimentarios y la agricultura.

La demanda humana

El futuro de la biodiversidad pasa por la cesta de la compra

La investigadora Ainhoa Magrach añade una nueva arista: las necesidades de alimentación de una población mundial en aumento, aunque con matices: “El problema en muchos casos es la distribución y el acceso a los alimentos y también el desperdicio, que ahora mismo representa alrededor del 30% del consumo”. Esta experta del Basque Centre for Climate CHange (BC3) explica que, en el ámbito científico, se ha abierto un debate no resuelto sobre qué es mejor, si la separación de las áreas de producción de alimentos de las zonas de conservación de la biodiversidad (land sparing) o la integración de ambos espacios (land sharing). La primera alternativa “asume que, si se separan ambas zonas y se aumenta la producción en las zonas agrícolas al aumentar la intensificación inmediatamente, esto dará lugar a un incremento de las áreas naturales. Pero rara vez ocurre, ya que en muchos casos esa misma intensificación tiene efectos negativos sobre las áreas naturales cercanas, por contaminación por pesticidas, exceso de uso de fertilizantes, etcétera…”, subraya a este medio.

Por ello, Magrach, que ha participado en la investigación internacional “Dieciséis años de cambio en la huella humana terrestre global y sus implicaciones para la conservación de la biodiversidad”, publicada por Nature Communication, añade que “cada vez más se habla de la intensificación ecológica como solución”, lo que implica la sustitución de muchos productos, como los fertilizantes, por servicios ecosistémicos. Y pone ejemplos: la presencia de aves insectívoras en zonas agrícolas rodeadas de bosques puede aumentar el control de pestes sin necesidad de usar químicos; o si se dejan zonas con abundancia de flores, los polinizadores salvajes, nuevamente las abejas, pueden aumentar la producción de muchos cultivos.

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) afirma incluso que “la agricultura orgánica está abocada y comprometida a la conservación y al aumento de la biodiversidad dentro de los sistemas agrícolas, tanto desde una perspectiva filosófica cuanto desde el punto de vista pragmático de mantener la productividad”. Además, recuerdan que muchos bancos de semillas y programas de conservación de variedades indígenas están relacionados con proyectos de agricultura orgánica.

Ainhoa Magrach finaliza a modo de consejo: “Dada la crisis de biodiversidad en que nos encontramos inmersos, la conservación debería tomar un papel prioritario en las decisiones que se toman en cuanto a los usos del suelo”. Es decir, en cuanto a los productos de la cesta de la compra, en España. Y también en Ohio.

Fuente: Esglobal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Usamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para proporcionar funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre su uso de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis. View more
Cookies settings
Aceptar
No
Polí­tica de privacidad y cookies
Privacy & Cookies policy
Cookie nameActive

Quiénes somos

La dirección de nuestra web es: https://simientedisidente.com. Lo que sigue es la política de privacidad de datos que puedan ofrecerse por quienes interacciones con este sitio.

Tu información de contacto

Simientedisidente.com cumple con la normativa de privacidad de los datos. Al solicitar los boletines, autorizas a la La Delicia de Leer a recabar y tratar automatizadamente en un fichero del que es responsable todos tus datos. En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de acceso, cancelación, rectificación y oposición de tus datos personales, de conformidad con lo establecido en la Ley 15/1999, de 13 de diciembre sobre Protección de Datos de Carácter Personal. La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados.

Qué datos personales recogemos y por qué los recogemos

Comentarios

Esta web no tiene habilitada la opción de comentarios, pero si la tuviera en algún momento lo que sigue garantiza la privacidad de los datos suministrados para ello: Cuando los visitantes dejan comentarios en la web, recopilamos los datos que se muestran en el formulario de comentarios, así como la dirección IP del visitante y la cadena de agentes de usuario del navegador para ayudar a la detección de spam. Una cadena anónima creada a partir de tu dirección de correo electrónico (también llamada hash) puede ser proporcionada al servicio de Gravatar para ver si la estás usando. La política de privacidad del servicio Gravatar está disponible aquí: https://automattic.com/privacy/. Después de la aprobación de tu comentario, la imagen de tu perfil es visible para el público en el contexto de su comentario.

Medios

Si subes imágenes a la web deberías evitar subir imágenes con datos de ubicación (GPS EXIF) incluidos. Los visitantes de la web pueden descargar y extraer cualquier dato de localización de las imágenes de la web.

Cookies

Si dejas un comentario en nuestro sitio puedes elegir guardar tu nombre, dirección de correo electrónico y web en cookies. Esto es para tu comodidad, para que no tengas que volver a rellenar tus datos cuando dejes otro comentario. Estas cookies tendrán una duración de un año. Si tienes una cuenta y te conectas a este sitio, instalaremos una cookie temporal para determinar si tu navegador acepta cookies. Esta cookie no contiene datos personales y se elimina al cerrar el navegador. Cuando inicias sesión, también instalaremos varias cookies para guardar tu información de inicio de sesión y tus opciones de visualización de pantalla. Las cookies de inicio de sesión duran dos días, y las cookies de opciones de pantalla duran un año. Si seleccionas "Recordarme", tu inicio de sesión perdurará durante dos semanas. Si sales de tu cuenta, las cookies de inicio de sesión se eliminarán. Si editas o publicas un artículo se guardará una cookie adicional en tu navegador. Esta cookie no incluye datos personales y simplemente indica el ID del artículo que acabas de editar. Caduca después de 1 día.

Contenido incrustado de otros sitios web

Los artículos de este sitio pueden incluir contenido incrustado (por ejemplo, vídeos, imágenes, artículos, etc.). El contenido incrustado de otras web se comporta exactamente de la misma manera que si el visitante hubiera visitado la otra web. Estas web pueden recopilar datos sobre ti, utilizar cookies, incrustar un seguimiento adicional de terceros, y supervisar tu interacción con ese contenido incrustado, incluido el seguimiento de tu interacción con el contenido incrustado si tienes una cuenta y estás conectado a esa web.

Plugin de Seguridad

La dirección IP de los visitantes, el ID de los usuarios conectados y el nombre de usuario de los intentos de acceso se registran de manera condicional para comprobar actividad maliciosa y proteger el sitio de tipos específicos de ataques. Ejemplos de condiciones en las que se hace registro son los intentos de acceso, solicitudes de desconexión, solicitudes de URLs sospechosas, cambios en el contenido del sitio y cambios de contraseñas. Esta información se conserva durante 60 días.

Con quién compartimos tus datos

La Delicia de Leer se compromete a no ceder a terceros los datos facilitados. Este sitio se ha analizado para buscar malware y vulnerabilidades potenciales usando SiteCheck de Sucuri. No enviamos información personal a Sucuri; no obstante, Sucuri podría encontrar información personal publicada públicamente (como la que hay en los comentarios) durante su análisis. Para más detalles, por favor, ve la política de privacidad de Sucuri.

Cuánto tiempo conservamos tus datos

Si dejas un comentario, el comentario y sus metadatos se conservan indefinidamente. Esto es para que podamos reconocer y aprobar comentarios sucesivos automáticamente en lugar de mantenerlos en una cola de moderación. De los usuarios que se registran en nuestra web (si los hay), también almacenamos la información personal que proporcionan en su perfil de usuario. Todos los usuarios pueden ver, editar o eliminar su información personal en cualquier momento (excepto que no pueden cambiar su nombre de usuario). Los administradores de la web también pueden ver y editar esa información. Los registros de seguridad se conservan 60 días.

Qué derechos tienes sobre tus datos

Si tienes una cuenta o has dejado comentarios en esta web, puedes solicitar recibir un archivo de exportación de los datos personales que tenemos sobre ti, incluyendo cualquier dato que nos hayas proporcionado. También puedes solicitar que eliminemos cualquier dato personal que tengamos sobre ti. Esto no incluye ningún dato que estemos obligados a conservar con fines administrativos, legales o de seguridad.

Dónde enviamos tus datos

Los comentarios de los visitantes puede que los revise un servicio de detección automática de spam. Este sitio es parte de una red de sitios que se protege contra ataques de fuerza bruta distribuidos. Para activar esta protección se comparte la IP de los visitantes que tratan de acceder al sitio con un servicio facilitado por ithemes.com. Para detalles sobre la política de privacidad, por favor, ve la política de privacidad de iThemes.
Save settings
Cookies settings